Distimia

Es un tipo de depresión crónica, caracterizada por estados anímicos bajos, pero con síntomas más leves.

Causas y factores de riesgo

Esta afección es más frecuente en las mujeres y suele ser hereditaria. También se asocia con problemas crónicos de salud como alcoholismo, ansiedad o depresión.

En general las personas con distimia padecerán de un cuadro de depresión mayor en algún momento de sus vidas.

En los ancianos, puede asociarse con el asilamiento, algún problema de salud, dificultades para cuidarse a sí mismos, etc.

Síntomas

El síntoma principal es el desánimo, la tristeza o pesadumbre, prácticamente todos los días por lo menos durante unos 2 años. En los niños y adolescentes la manifestación anímica puede ser irritabilidad en lugar de desánimo y prolongarse por lo menos por 1 año.

También por lo menos 2 de los siguientes síntomas se manifestarán en una persona con distimia:

  • Mucho sueño o insomnio
  • Pérdida de interés en las actividades diarias
  • Baja autoestima
  • Problemas de concentración
  • Dificultades para tomar decisiones
  • Disminución de la productividad
  • Sentimiento de desesperanza
  • Poca energía
  • Comer en exceso

Las personas que padecen distimia, frecuentemente tienen una mirada negativa de si mismos y de los demás así como desalentadora sobre el futuro y los acontecimientos de la vida. Todos los problemas para ellos son demasiado difíciles de resolver.

Tratamiento

Para mejorar la autoestima hay algunas medidas que pueden ayudar:

  • Dormir lo suficiente
  • Realizar ejercicio de manera regular
  • Rodearse de personas positivas y cariñosas
  • Buscar actividades que causen felicidad
  • Evitar el consumo de alcohol y drogas
  • Tomar correctamente la medicación
  • Aprender a reconocer los síntomas de la distimia

La medicación puede ser efectiva en el tratamiento de la distimia, aunque no siempre son tan eficaces como en la depresión mayor y demoran más en hacer efecto.

Es importante que el paciente aunque se sienta mejor, no deje de tomar los medicamentos por su cuenta.

Llegado el momento de dejar la mediación, el médico indicará ir reduciendo de manera paulatina y progresiva la dosis.

Los pacientes con distimia se benefician de tratamientos de psicoterapia. Estos pueden incluir:

  • Terapia conductual cognitiva: Ayuda al paciente a ser más consciente de sus síntomas y qué cosas los empeoran. Además se le enseñan habilidades para la resolución de problemas
  • La psicoterapia: Puede ayudar a que las personas con esta afección entiendan los factores que pueden esconderse detrás de los sentimientos y pensamientos depresivos

Los grupos de apoyo son también muy efectivos para compartir con otras personas que están experimentando los mismo.

Pronóstico

Esta afección es crónica y puede prolongarse por varios años. Hay personas que se recuperan completamente y otras que aún bajo tratamiento, continúan manifestando síntomas.

La distimia eleva el riesgo de suicidio.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)