La importancia de la almohada para dormir bien

Cuando se trata del descanso, la mayoría de las personas se concentran en la elección de un buen colchón, que les garantice un buen sueño y pocos prestan atención a las almohadas. Según la directora médica del Center for Sleep Medicine en New York, Ana Krieger, unos centímetros de más o de menos entre la cama y el cuello, pueden alterar la postura y traer todo tipo de problemas de salud.

Es fundamental que la almohada cumpla con su función de dar soporte y comodidad a la hora de dormir. Debe tenerse en cuenta que la cadera, la espalda y el cuello deben estar alineados para que la espina dorsal permanezca lo más derecha posible.

Materiales de las almohadas:

En el mercado hay dos tipos de materiales fundamentalmente: Naturales y sintéticas.

Naturales:

Rechazan las partículas de polvo, ácaros, con lo que se previenen las alergias. Las de pluma, por ejemplo, pueden modelarse con facilidad según la posición que se adopte y permanecen frescas por mucho tiempo.

Sintéticas:

Las sintéticas por su lado, realizadas en materiales como el látex espuma, tienen la contra de no perder la forma y al cambiar de posición, puede experimentarse incomodidad por ello.

Las posiciones para dormir y la almohada:

Dormir de lado:

Las personas que duermen de costado, deben tener en cuenta que la almohada permita que exista una distancia adecuada entre los hombros las orejas, al tiempo que se mantenga alineado el cuello.

Ana Krieger explica:

Mucha gente que duerme en esa posición prefieren las almohadas de plumas porque les permite moldearlas

Sin embargo, algunas almohadas sintéticas también proveen de consistente soporte sin desalinear el cuello

Dormir boca arriba:

Las personas que duermen boca arriba tienen un rango mayor de soporte en todo el cuerpo. Pero igualmente deben tener en cuanta evitar una almohada muy baja o una demasiado alta.

Ana Krieger explica sobre ello:

En estos casos la parte superior de la cabeza no debe de estar más inclinada que la barbilla, o de lo contrario se pueden experimentar dolores en la espalda o en el cuello durante el día siguiente

Las personas que duermen boca arriba con una almohada muy fina o sin almohada, deben controlar que la barbilla no quede muy pegada al pecho, ya que esto podría causar problemas para respirar.

Dormir boca abajo:

Al dormir en esta posición lo ideal es dormir son almohada o con una muy fina, para evitar que la cabeza se eleve más de lo normal y pueda producir dolor en el cuello.

Relación entre los trastornos del sueño y la almohada

Aunque parezca mentira, la almohada tiene mucha relación en algunos casos con los trastornos del sueño. El calor, por ejemplo, es un factor que puede interferir con el buen descanso y las almohadas de materiales naturales son las mejores para mantener un sueño fresco.

Lo ideal, es probar con diferentes tipos de almohadas y materiales, hasta encontrar cuál es la que mejor se adapta a las necesidades de cada uno, teniendo en cuenta la posición en que se duerme.

Duración de las almohadas

Las almohadas de tejidos sintéticos duran entre dos y tres años de vida. Mientras que las de plumas pueden usarse durante 5 o 6 años sin problema.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 1 (1 vote)