Adicciones
Adicciones

Se entiende por “adicción” la relación de dependencia que existe para con una determinada sustancia, como lo sería el alcohol, al juego o al sexo, por nombrar algunos ejemplos. Sin embargo, estudios realizados por la Sociedad Americana de Medicina de las Adicciones (ASAM por sus siglas en inglés), descubrieron que las adicciones no se deben a problemas con sustancias, sino más biena un desorden cerebral.

Los tratamientos contra las adicciones fallan comúnmente producto del desconocimiento que se tiene sobre el tema que las origina, ya que no comienzan como una dependencia sobre una sustancia o cosa determinadas, sino más bien producto de un desorden cerebral crónico. Gracias a este descubrimiento, las adicciones son un tema que podrá tener mejores tratamientos y una tasa de recuperación más alta.

La explicación que ha entregado sobre el tema el Dr. Michael Miller es que la “adicción” a ciertas sustancias y comportamientos no se debe a otra cosa más que a la respuesta de ciertas estructuras y sistemas del cerebro que reaccionan como consecuencia al sistema de recompensa cerebral que todos tenemos.

Gracias a esta explicación podríamos decir que las adicciones son más bien una respuesta de nuestro cerebro al sistema de “gratificaciones” o “recompensas” al que se vuelve adicto de forma compulsiva. Un claro ejemplo de esto es lo que acontece cuando alguien se vuelve adicto a la cocaína o a la comida.

Lo interesante del tema es que nos volvemos adictos a la gratificación y no a las sustancias o comportamientos específicos donde vemos representada la adicción, por lo que los nuevos tratamientos considerarán aspectos sicológicos e incluso espirituales más que en combatir las sustancias o comportamientos como se ha hecho hasta ahora.

Los altos índices de fracaso que se observan en este tipo de tratamientos se debe a que convencionalmente atacamos la adicción tácita (la que vemos a simple vista) y por ende, el paciente cuando la supera “tácitamente” lo que hace su cerebro es reemplazarla por otra, por lo que jamás deja de ser adicto a algo, ya que su cerebro constantemente busca gratificación o recompensa.

Puntaje: 
Sin votos aún