Verdades sobre el aspartamo

A la hora de cuidar la silueta los edulcorantes juegan un rol fundamental al momento de preparar bebidas, zumos, infusiones y platos dulces. El aspartamo fue descubierto en 1965, se le conoce como E951, está compuesto por Ácido aspártico, Fenilalanina y Metanol y forma parte de muchísimos alimentos que se consumen.

Ideal para los diabéticos

Es el edulcorante más utilizado en el mundo, se usa en más de 100 países, supone más del 605 del mercado mundial. Es ideal para aquellos que padecen diabetes, ya que permite endulzar los alimentos sin incrementar los niveles de azúcar en la sangre y además permite gran flexibilidad al momento de realizar el cálculo de cantidad que se ingiere.

Más dulce que el azúcar

Es 200 veces más dulce que el azúcar, por lo cual se necesita muy poca cantidad para endulzar y además tiene la capacidad de intensificar los sabores y dilatar la duración de los sabores de algunas frutas y bebidas.

Está presente en muchos productos

El aspartamo está contenido en más de 6000 productos incluidos yogures, bebidas azucaradas, bebidas que contienen cafeína, etc.

Es uno de los más usados en productos dietéticos

Además de ser uno de los endulzantes más usados en los productos de dieta, es incluido en chicles, almíbar de los cereales, gelatinas, zumos de frutas, etc.

Controversia sobre sus riesgos

Desde que fue aprobado su uso siempre se ha hablado acerca de los riesgos de su uso y de los potenciales daños para la salud. Se habló de infertilidad, epilepsia, daños cerebrales, etc. Sin embargo, nunca se ha podido comprobar nada.

La cantidad diaria recomendada de aspartamo es de 50 miligramos por kilo de peso que la persona que lo ingiere y de acuerdo con Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), los productos que lo contienen como los refrescos dietéticos cumplen con ello, por lo cual no habría motivo de preocupación.

En las dosis recomendadas, el uso del aspartamo ha sido aproado para el consumo de niños, embarazadas y mujeres en periodo de lactancia y diabéticos por organismos de control entre los que se incluyen la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la FDA (Food and Drug Administration).

Puntaje: 
Sin votos aún