Incontinencia fecal
Fotocortesía de foxnews.com

La incontinencia fecal o intestinal, es la pérdida del control de las evacuaciones, lo que trae como consecuencia el pasaje involuntario de las heces. Esto puede abarcar desde la filtración leve ocasional de heces junto con la expulsión de gases hasta una pérdida total del control del paso de las deposiciones.

Esta afección es más frecuente entre las mujeres mayores de 65 años.

Causas

  • Consumo frecuente de laxantes
  • Reducción de la conciencia de la sensación de llenura rectal
  • Cirugía ginecológica, prostática o rectal
  • Daño nervioso o muscular como consecuencia de tumor, radiación o traumatismo
  • Diarrea intensa
  • Hemorroides o prolapso del recto
  • Estreñimiento crónico que lleva a que los músculos del ano e intestinos se debiliten, favoreciendo la diarrea y escape de heces
  • Colectomía o cirugía del intestino
  • Problemas emocionales
  • Lesión en los músculos del esfínter anal a causa del parto
  • Estrés

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la incontinencia y puede abarcar:

Medicación

Pueden indicarse laxantes o fármacos para la diarrea o para ablandar las heces según sea el caso.

Cambios en la dieta

Prevenir el estreñimiento y la diarrea es una buena medida para controlar la incontinencia fecal. Las modificaciones en la dieta, como ser aumentar la cantidad de fibra (30 gramos diarios) que se consume, beber más cantidad de agua, eliminar el consumo de alcohol y café, pueden ayudar.

Entrenamiento para la evacuación del intestino

Entrenar el intestino para desarrollar un patrón regular de evacuaciones es muy importante. Esto se logra con un horario fijo para ir al baño. Otra alternativa es realizar un tratamiento llamado biorretroalimentación anorrectal, que consiste en medir las contracciones del esfínter mientras se realizan los ejercicios de Kegel. Con el biorretroalimentación anorrectal se fortalecen los músculos del esfínter, permitiendo un mayor control de las deposiciones.

Intervención quirúrgica

Si la incontinencia intestinal persiste aún con el tratamiento médico, una alternativa es la cirugía. Hay diferentes procedimientos:

  • Reparación del esfínter rectal
  • Este procedimiento se realiza en pacientes cuyo esfínter no funciona bien, como consecuencia de la edad o de alguna lesión. Consiste en volver a unir los músculos del recto para tensionar el esfínter y ayudar a que el ano de cierre por completo.

  • Esfínter intestinal artificial
  • Este dispositivo es implantado quirúrgicamente alrededor del esfínter anal y el manguito de presión permanece inflado para que la continencia se mantenga.

  • Transplante del músculo recto interno
  • En pacientes con pérdida de la función nerviosa en el esfínter anal, puede realizarse el transplante para restaurar el control del intestino. El procedimiento consta en tomar el músculo de la cara interna del muslo y colocarlo alrededor del esfínter para darle tono muscular.

  • Desviación fecal
  • Este procedimiento puede realizarse en pacientes en los que otro tipo de tratamiento no les han ayudado. El intestino grueso es conectado a una abertura en la pared del abdomen denominada colostomía y las heces pasan a una bolsa especial a través de dicha abertura.

Puntaje: 
Sin votos aún