El higado

El hígado es uno de los órganos más importantes ya que no sólo transforma los alimentos en energía, elimina las toxinas y el alcohol de la sangre, sino además es el primero que soporta la ira cuando algo no sale bien. Sin embargo, no siempre se lo cuida como se debería comenzando por la ingesta de alimentos que constituyen un verdadero peligro para éste.

1

Carnes rojas

El consumo frecuente de carnes rojas puede llevar a que en un momento el hígado no procese las proteínas como debiera. Además de ello, este tipo de carnes tienen un elevado contenido de grasas lo cual lleva a que se acumulen ácidos grasos y triglicéridos en el hígado, dañando la salud en el largo plazo. Aún los cortes magros de carnes rojas tienen elevados contenidos de grasa.

2

Alcohol

El consumo frecuente y excesivo de alcohol puede llevar a la inflamación del hígado, la que si no es detenida a tiempo puede cicatrizar y con el transcurso del tiempo terminar en una cirrosis. El tener un hígado resistente que tenga la capacidad de regenerarse, no implica que sea invulnerable, ya que cuando filtra el alcohol algunas de sus células muren, lo que a la larga obstruye su capacidad para restablecerse.

3

Fast food (comida rápida)

Este tipo de comidas como las hamburguesas, papas fritas, pizzas, etc., tienen un elevado contenido de sodio y grasas que se acumulan en el hígado y pueden provocar daño hepático.

4

Refrescos

El Dr. Nimer Assy, director de la Unidad Hepática en el Ziv Medical Center de Israel, sostiene que el beber más de 250 ml de este tipo de bebidas puede llevar al desarrollo de enfermedad de hígado graso.

5

Dieta de alto contenido proteico

Según la Clínica Mayo, mantener una dieta de alto contenido proteico eleva el riesgo de desarrollar un mal funcionamiento hepático. Esto ocurre porque el hígado debe eliminar las toxinas que surgen al ser digerida la proteína.

6

Sal

Consumir sal en exceso puede llevar a que el hígado deje de producir proteínas como la albúmina y consecuentemente, aumente la presión en los vasos sanguíneos de dicho órgano. Según la Canadian Liver Foundation, la cantidad de sodio recomendada al día es de 1,500 mg y en personas mayores de 50 años la recomendación se reduce a los 1,300 mg y a los 1,200 mg cuando se pasan los 70 años.

7

Fármacos

Si bien los medicamentos ayudan a curar enfermedades, aliviar dolores, etc., cuando son utilizados de forma incorrecta, cuando se combinan con alcohol o la persona se automedica, pueden dañar el hígado.

8

Tabaco

El consumo reiterado de tabaco no sólo daña los pulmones, sino también al hígado. Ya que las sustancias químicas contenidas en él, causan daños irreversibles en las células del mismo al afectar el proceso de estrés oxidativo.

9

Suplementos nutricionales

Hay investigaciones que sugieren que los suplementos nutricionales pueden incrementar la producción de algunas enzimas del hígado cuando son tomadas en cantidades excesivas.

10

Pesticidas

Según la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales el consumo de frutas, verduras y alimentos expuestos a pesticidas, puede causar daño al hígado. Por ello, es importante lavar y desinfectar este tipo de productos antes de consumirlos.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4.5 (4 votes)