Vitaminas y pastillas para estudiar mejor y memorizar

Cuando se aproximan los períodos de exámenes los alumnos se abruman, se estresan y no creen ser capaces de hacer frente a esa gran responsabilidad que implica el estudio. Es así que en muchos casos suelen recurrir a vitaminas y pastillas para estudiar mejor y memorizar. Pero ¿qué hay de cierto en la efectividad de este tipo de suplementos?

Estos suplementos dietarios, vitaminas en pastillas, vitaminas para el cerebro, se han popularizado en las sociedades modernas que suelen recurrir a soluciones rápidas y simplistas para todo. Prometen mejorar el rendimiento cognitivo, intelectual, la memoria y la concentración. Están compuestos por ingredientes que tienen buena fama, aunque su efectividad asociada a los beneficios que prometen no está totalmente comprobada. Se trata en general de sustancias que favorecen el mejor funcionamiento del cerebro como: jalea real, fosfatidilserina, teanina, taurina, vitaminas y minerales.

1 Jalea real

Es un alimento proveniente de las abejas, muy presente en este tipo de suplementos para mejorar el rendimiento intelectual, aunque la EFSA no apoya todas las propiedades que se le adjudican.

El doctor Martín Almendros, pediatra del Centro de Salud de Albuñol-la Rábita, Granada, España, dice sobre la jalea real:

Estimula las defensas, aporta energía, reduce la sensación de fatiga, incrementa la resistencia física y mental, además de otros muchos beneficios.

2 Fosfatidilserina

Es una sustancia grasa que produce el organismo, que cubre y protege las células nerviosas (mayormente dentro del cerebro). Es uno de los componentes presente en los suplementos dietarios que se venden en el mercado con el propósito de mejorar la memoria y prevenir el deterioro cognitivo para tratar por ejemplo el alzheimer y el trastorno por déficit atencional.

El bioquímico de la Universidad de Murcia, en España, José Manuel López Nicolás, señala sobre estas sustancias:

El problema es confundir las funciones biológicas que realiza una sustancia con el hecho de que tomar esa sustancia de forma externa sirva para algo.

Es como si decimos que te puedes tomar neuronas, no tiene sentido.

Tanto la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), como la Food and Drug Administration (FDA), señalan que no hay evidencia científica que apoye la relación entre esta sustancia y la reducción del deterioro cognitivo o el incremento de la capacidad de memoria.

3 Taurina

Es un ácido orgánico derivado del aminoácido cisteína que es producido de forma natural por el organismo. Se ha puesto de moda en suplementos dietéticos como bebidas energizantes con el propósito de mejorar el rendimiento físico e intelectual. Sin embargo, no existe evidencia de que tenga alguna incidencia sobre la memoria y según investigaciones preliminares, combinada con cafeína podría causar una mejoría leve en determinados áreas del rendimiento intelectual.

4 Teanina

Un componente presente en el té verde y el té negro que, en estos suplementos dietéticos, promete mejorar la atención, la concentración y la memoria. Si bien no se le atribuyen efectos secundarios y se le considera seguro, según los informes oficiales de la EFSA no se asocia su uso con una mejor función cognitiva.

5 Vitaminas y minerales

Las vitaminas y minerales contenidas en este tipo de suplementos como vitaminas en pastillas, vitaminas para el cerebro, etc., son realmente beneficiosas para mejorar el rendimiento intelectual y la memoria. Sin embargo, las cantidades son insignificantes. En este sentido, el bioquímico José Manuel López Nicolás, señala:

El componente que realmente podría ser efectivo nunca es el más rimbombante.

El experto hace referencia, por ejemplo, al fósforo, un mineral presente en algunos de estos suplementos:

Una sola sardina tiene 90 veces más que una cápsula de De Memory, te tendrías que comprar tres cajas para igualarla.

Con respecto a las vitaminas y minerales contenidas en estos suplementos agrega:

Una alimentación normal aporta muchísimas más vitaminas y muchísimos más minerales que los que ofrecen estos complementos y digo normal, es decir, que no se trata de seguir ninguna dieta especial ni milagrosa, sino de tener una alimentación saludable y equilibrada.

Otras opciones para estudiar mejor y memorizar

Como ya vimos, las pastillas y vitaminas no son siempre la mejor opción o al menos no otorgan soluciones mágicas. Además, en su mayoría, muchas de ellas están compuestas por ingredientes que se encuentran en la naturaleza y/o los alimentos. Siempre es mejor y más saludable elegir una vida sana, con ejercicio, buen descanso y una alimentación balanceada. Esta última puede incluir algunos alimentos que son importantes para el cerebro y mejoran la memoria.

  • Nueces: aportan aceites esenciales omega 3 que son fundamentales para el buen funcionamiento del cerebro.
  • Cítricos: aportan vitamina C, que es antioxidante y protege el cerebro del daño de los radicales libres.
  • Pescados con omega 3: como, por ejemplo, el salmón que estimulan la memoria y el funcionamiento del cerebro.
  • Brócoli: posee nutrientes muy importantes como la vitamina K que mejora la capacidad intelectual y la función cognitiva.
  • Chocolate negro: posee estimulantes naturales que mejoran la concentración y funciones cognitivas.
  • Aceite de oliva: sus propiedades antioxidantes mejoran la memoria.
  • Palta: contiene ácidos grasos omega 3 que mejoran las funciones cognitivas.
  • Gingko Biloba: estimula el flujo sanguíneo en el cerebro.
Puntaje: 
Sin votos aún