comedor nocturno

La ansiedad y el estrés son los principales factores que benefician la aparición de este trastorno. Este comportamiento alimentario inadecuado, no exhibe la gravedad de patologías como la bulimia y la anorexia, pero sí atenta contra el peso corporal. Al no creerla una enfermedad sino una costumbre, la persona se levanta a la madrugada a comer y lo hace como una rutina normal de su comportamiento.

Problemas que despierta esta costumbre:

  • Insomnio, ya que la persona se despierta para comer, luego siente la necesidad de beber y por ello, no descansa lo suficiente
  • Cansancio durante el día
  • Ansiedad desmesurada por comer sin sentir hambre
  • Obesidad

Afortunadamente, esta perturbación tiene cura. Pero requiere la intervención de un psicólogo y un nutricionista. Los que deben trabajar en paralelo, para hallar las causas que arrastran a la persona a no poder contener su ansiedad y a descargarla haciéndose daño..

Perfil del comedor nocturno

  • La cantidad de alimentos que ingiere durante el día es escasa
  • El nivel de estrés y ansiedad es muy elevado y difícil de controlar
  • Antes de esta conducta su peso era el indicado y de a poco ha ido engordando
  • No sabe controlarse cuando tiene un antojo durante la madrugada
  • Los cambios de humor y de comportamiento son dos características básicas que se reflejan en la personalidad de estas personas

Causas

  1. Desórdenes emocionales
  2. Trastornos fisiológicos
  3. Problemas psicológicos que no han sido resueltos

Consejos claves

  • La disciplina diaria es fundamental para el autocontrol
  • Llevar una agenda con los horarios de comida es imprescindible para no levantarse de noche
  • El desayuno, el almuerzo y la merienda no deben saltarse bajo ningún punto de vista, aunque no se tenga apetito. De este modo, el cuerpo irá encontrando el equilibrio deseado
  • La constancia es vital para dejar los impulsos nocivos de lado
  • Si se padece de bulimia, anorexia o diabetes y se ha agregado esta patología, se debe consultar con un especialista ya que todo esto combinado altera y agrava mucho más el cuadro

Al comedor nocturno se lo asocia con la bulimia y la obesidad, aunque la diferencia con la bulimia es que aquel que se despierta para comer, luego no tiene episodios de vómito.
La complejidad del trastorno reside en que si éste se asocia al sonambulismo, es mucho más difícil obtener una cura ya que la persona no recuerda nada de lo que hace durante la noche y mucho menos, si vive solo. Esta enfermedad combinada se llama diabulimia y en ella coinciden la diabetes y los trastornos alimentarios. Siempre que se sospeche que se está atravesando por síntomas como poco deseo de comer durante el día, aumento considerable de peso, cansancio al despertarse, cambios de humor y de comportamiento, es recomendable consultar con un especialista que puede aclarar lo que está sucediendo y comenzar el tratamiento apropiado.

Información destacada

  1. El comedor nocturno ingiere más de la mitad de alimentos de lo que su cuerpo necesita.
  2. Lo padece el 3 % de la población mundial y afecta entre un 8 % y un 27 % de las personas obesas.
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (2 votes)