Rayos x: para que sirven

Qué son los rayos X

Los rayos X son una forma de radiación electromagnética parecida a la luz, cuyas imágenes, denominadas radiografías, muestran los tejidos y estructuras internas del cuerpo humano, por lo que son un apoyo diagnóstico fundamental para la medicina en la detección de diversas enfermedades y condiciones clínicas.

Si bien la radiación ionizante que irradian los rayos X no es buena, la cantidad que se emiten en una radiografía es mínima en comparación con el beneficio de diagnosticar determinada problemática, de modo que pueda ser tratada mejorando así la calidad de vida y en algunos casos salvándola.

Cómo funciona una radiografía

La radiografía es el estudio diagnóstico no invasivo que funciona de forma similar a una fotografía. Los rayos X generan imágenes de los tejidos y las estructuras dentro del cuerpo humano. Cuando se hace una radiografía, se expone la parte del cuerpo que se quiere ver internamente a una pequeña dosis de rayos X que la atraviesa produciendo la imagen.

Los rayos X son absorbidos por las diferentes partes del cuerpo de distinta forma. Viajan a través del cuerpo siendo absorbidos por los tejidos blandos y los huesos.

Estos últimos absorben la mayoría de los rayos, al tiempo que los tejidos blandos, músculos, grasa y los órganos los dejan pasar a través de ellos. Por eso, los huesos se ven blancos, los tejidos blandos grises y los pulmones en negro.

Qué enfermedades detectan: rayos X para qué sirven en la medicina

El uso más frecuente de los rayos X es para detectar rotura de huesos. Pero no se limita únicamente a esto, sino que también detectan tumores, lesiones, objetos extraños dentro del organismo, calcificaciones, problemas dentales, masas anormales y diversas enfermedades.

Estudios que usan rayos X y enfermedades o problemas médicos que detectan:

  • Mamografías: detectan cáncer de mama.
  • Radiografías de tórax: detectan neumonía o enfermedades pulmonares.
  • Tomografía axial computarizada: son realizadas en zonas como el abdomen o el cerebro con el objetivo de estudiar los vasos sanguíneos e identificar tumores o también para guiar al cirujano a determinada parte del interior del cuerpo al realizar una biopsia.
  • Densitometría ósea: buscan debilitamiento óseo en zonas de manos, pies o caderas.
  • Colecistografía oral: es un estudio que utiliza rayos X para diagnosticar trastornos hepáticos, vesiculares como cálculos biliares o tumores.
  • Radiografías dentales: son utilizadas por los odontólogos para determinar la estructura y posición de los dientes y mandíbulas, por ejemplo, para el tratamiento de ortodoncia.
  • Radioterapia: los rayos X también son utilizados para destruir ciertos tejidos y brindar tratamiento contra algunos tipos de cáncer o como tratamiento conservador para evitar que avance la enfermedad cuando, por ejemplo, hace metástasis.

En algunos casos se utilizan radiografías con un medio de contraste, que ayudan a resaltar determinadas zonas concretas permitiendo al médico observar en la imagen radiográfica con mayor detalle el interior del cuerpo.

Qué especialista hace los rayos X

Es el técnico en rayos X, llamado radiólogo, el médico especialista encargado de tomar las radiografías. Trabaja en una sala de radiología especialmente acondicionada para ello, con un aparato llamado equipo de rayos X.