Fiebre reumática

Se trata de una enfermedad inflamatoria que puede presentarse tras una infección con las bacterias estreptococos del grupo A (por ejemplo con escarlatina o faringitis). La enfermedad puede afectar las articulaciones, el cerebro, el corazón o la piel.

La fiebre reumática es frecuente a nivel mundial y si bien pueda afectar cualquier parte del cuerpo, el principal órgano afectado es el corazón. Es la causante de muchos casos de daño en las válvulas cardíacas. Afecta fundamentalemte a niños de entre 5 y 15 años y se presenta entre 14 y 28 días después de una escarlatina o de una faringitis estreptocócica.

Síntomas

  • Fiebre
  • Inflamación en las articulaciones, calor o enrojecimiento
  • Dolor en las articulaciones, artritis (fundamentalmente en las rodillas, los tobillos, los codos y las muñecas)
  • Hemorragias nasales
  • Erupción cutánea (eritema marginado)
    • Erupciones que pueden tenar apariencia de anillo
    • Erupción cutánea en el tronco y en la parte suprior de piernas o brazos
  • Dolor abdominal
  • Problemas cardíacos que pueden ser asintomáticos o causar dolor en el tórax o dificultades respiratorias
  • Nódulos cutáneos
  • Corea de Sydenham: Debilidad muscular, movimientos convulsivos que afectan fundamentalmente la cara, los pies y las manos, inestabilidad emocional

Tratamiento

El tratamiento de la fiebre reumática aguda requiere de antibióticos.

El uso de ácido acetilsalicílico, antiinflamatorios o corticoides, reduce la inflamación para ayudar a manejar la fiebre reumática aguda.

El tratamiento implica reposo en cama durante entre 6 u 8 semanas y si la infección persiste, administrar antibióticos específicos contra el estreptococo, como la Penicilina Procaínica vía intramuscular cada 24 horas por unos 10 días.

Es probable que el paciente deba tomar bajas dosis de antibióticos, como eritromicina, sulfadiazina o penicilina durante un largo período para evitar el retorno de la enfermedad causante de la fiebre reumática: La faringitis estreptocócica.

Pronóstico

En caso de reaparición de la fiebre reumática, el médico puede indicar bajas dosis de antibióticos en forma continua, sobre todo durante los 3 o 5 primeros años luego del primer episodio.

Dentro de las posibles complicaciones de la fiebre reumática están:

Prevención

La prevención implica necesariamente el tratamiento a tiempo de la escarlatina y la faringitis estreptocócica, manteniendo una profilaxis con antibióticos. Según recomendaciones de la profilaxis debe mantenerse diariamente, mensualmente a largo plazo, inclusive para toda la vida.

Puntaje: 
Sin votos aún