Ataque cardiaco

Anualmente, aproximadamente, 1 millón de norteamericanos sufren de ataques cardíacos. Gracias a los adelantos médicos, se han reducido mucho la cantidad de muertes como consecuencia de ellos.

Causas

  • En general los ataques cardíacos son consecuencia de un coágulo que bloquea alguna de las arterias coronarias, que llevan oxígeno y sangre al corazón. Si se bloquea el flujo de la sangre, el corazón se ve afectado por la ausencia de oxígeno y mueren las células cardíacas
  • La placa (compuesta de colesterol y otras células), puede acumularse en las arterias coronarias y favorecer la ocurrencia del ataque cardiaco
  • La placa produce fisuras o rupturas y las plaquetas se pegan a ellas formando el coágulo. Si éste bloquea por completo el paso de la sangre oxigenada al corazón se produce el ataque cardíaco. Esta es la causa más frecuente
  • La acumulación progresiva de placa puede bloquear parcialmente alguna de las arterias coronarias. Si no fluye suficiente sangre oxigenada al corazón, se produce el ataque cardíaco

En que momento se puede producir el ataque cardíaco:

  • Luego de un incremento repentino en la actividad física
  • Luego de una situación de estrés físico o emocional repentino e intenso
  • En reposo, durante el descanso o el sueño
  • En actividad durante un día muy frío

Síntomas

El ataque cardíaco es una emergencia médica que requiere intervención inmediata, por ello ante la presencia de los síntomas descritos a continuación llamar a la urgencia:

  • Dolor torácico que puede irradiarse desde el pecho hacia el hombro, cuello, brazos, mandíbula, dientes, espalda, zona abdominal. Puede durar más de 20 minutos y es posible que no se alivie con reposo. Este es el síntoma más común de ataque cardíaco
  • El color torácico puede ser leve o intenso y puede sentirse como:
    • Una indigestión fuerte
    • Una presión muy fuerte, aplastante sobre el pecho
    • Como una banda muy ajustada alrededor del pecho
    • Como algo que está encima del pecho
  • Tos
  • Vértigo, mareaos
  • Dificultades para respirar
  • Ansiedad
  • Desmayos
  • Náuseas o vómitos
  • Palpitaciones
  • Sudoración

Las personas con diabetes, los ancianos y las mujeres, pueden no experimentar dolor en el tórax o tener síntomas poco frecuentes como debilidad, dificultades para respirar o fatiga.

Tratamiento

En el servicio de emergencia el tratamiento será:

  • El paciente con ataque cardiaco estará conectado a un monitor para que los médicos controlen el latido del corazón
  • Se le colocará una vía intravenosa para pasar medicamentos y líquidos
  • Se administrará oxigeno
  • El paciente podría recibir morfina y nitroglicerina para aliviar el dolor del tórax
  • Las arritmias pueden ser tratadas con fármacos o cardioversión
  • La angioplastia es un procedimiento para abrir los vasos sanguíneos bloqueados o estrechos. Es una de las primeras alternativas de tratamiento y se debe realizar los primeros 90 minutos posteriores luego de ingresar a la emergencia y antes de las 12 horas posteriores al ataque cardíaco
  • Luego de la angioplastia puede ser necesaria la colocación de un stent para evitar que la arteria se cierre nuevamente
  • Terapia trombolítica: Medicación para romper el coágulo, dentro de las 3 horas inmediatas al comienzo del dolor de tórax
  • Cirugía a corazón abierto: Hay casos en los que se utiliza esta intervención para abrir los vasos sanguíneos bloqueados o estrechos

Medicación después del ataque cardíaco

  • Betabloqueadores e inhibidores IECA
  • Fármacos anticoagulantes
  • Fármacos para mejorar los niveles de colesterol

Pronóstico

Las probabilidades de tener otro ataque cardíaco aumentan luego de tener uno. El pronóstico depende del daño. Si el mismo hace que el corazón sea incapaz de bombear sangre como lo hacía antes, entonces hay una insuficiencia cardíaca.

En general los pacientes que han sufrido ataque cardíaco pueden retomar su vida normal, incluyendo el sexo.

Prevención

Para prevenir la ocurrencia de otro ataque es importante llevar una vida saludable que incluya:

  • No fumar
  • Hacer ejercicio físico regularmente
  • Limitar el consumo diario de alcohol
  • Mantener controlados el colesterol, la presión arterial y el colesterol
  • Llevar una alimentación saludable
  • Tratar la depresión
  • Mantener un peso saludable
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3.8 (12 votes)