Alimentos en la infancia

La niñez es una etapa en que suceden grandes cambios (crecimiento físico, maduración de funciones biológicas, socialización, etc), necesarios de considerar cuando se procura proporcionar las mejores condiciones para que ocurra un desarrollo armónico, óptima salud y se prevenga desde la infancia las enfermedades crónicas del adulto.

  • Durante esta etapa es distintivo el rechazo a los alimentos sobre todo de frutas, verduras y pescado, siendo los más aceptados los de sabores más “amigables” como la comida chatarra que son de alto contenido de sodio, grasas saturadas y los dulces que son altos en azúcar. Actúan por imitación, por ejemplo si un miembro de la familia dice: “No me gusta la lechuga, yo no como”, es probable que el niño quede con esa idea y tienda a rechazar el alimento
  • Las necesidades calóricas de un niño en edad preescolar van desde un promedio de 1.500 calorías/día, en los cuales van incluidos hidratos de carbono, lípidos y proteínas

Consejos para una alimentación sana del preescolar:

  • Incluya al niño (a) en los tiempos de comida del grupo familiar, ofrezca alimentos variados y de preferencia que sea la misma comida que consumen los miembros de la familia pero procure preparar los alimentos con poca sal y azúcar
  • Incentive al niño (a) a ser independiente y ofrezca el alimento cortado en trozos pequeños y en cantidades normales para que pueda comer solo
  • Si rechaza algún alimento, no obligue el consumo de este ya que tiende a que lo rechace más; ofrezca el alimento de manera frecuente en cantidades pequeñas para que se familiarice con el sabor
  • Explique al niño (a) los alimentos que son beneficiosos para su salud y los que pueden ser dañinos
  • Los alimentos que se consideran más “sabrosos” (papas fritas, galletas, hamburguesas, ect) para los niños no los prohíba, si no que déjelos para las reuniones, como cumpleaños, fiestas del colegio, etc. De manera que no sienta frustración al no poder comer, pero que aprenda que no puede ser de manera frecuente
  • Largas horas frente al televisor, son poco beneficiosos para la población en general, especialmente para los niños ya que se tornan sedentarios y conservan esta actitud en años posteriores. Estimule a que el menor juegue, pinte, corra, etc. Lo ideal es evitar que pasen la mayor parte del día frente al televisor o en actividades que disminuyan la actividad física
  • Recomendaciones de alimentos:

    • Lácteos: leche y derivados (quesillo, queso amarillo, yogurt); aportan proteínas de alto valor que ayudan a la formación de tejidos y a la reparación de estos. Los lácteos también aportan calcio que es vital para el crecimiento de los huesos y para que estos se mantengan fuertes. Del grupo mencionado se recomiendan tres porciones al día alternando los alimentos como por ejemplo: 2 tazas de leche con sabor + 1 trozo de quesillo, 1 taza de leche + 1 yogurt + 1 postre casero de leche, etc. Prefiera lácteos de bajo contenido graso
    • Carnes, huevos y leguminosas: las carnes aportan proteínas de buena calidad y Zinc que ayudan al crecimiento. Las legumbres y el huevo también aportan proteínas. Prefiera carnes como el pescado, pavo y pollo ya que aportan menos grasas saturadas y colesterol, favoreciendo al cuidado del corazón
    • Diariamente puede elegir entre estas opciones:

      • ½ muslo de pollo
      • 1 presa de pescado pequeña
      • 1 cucharada de carne molida o 1 cucharada de atún
      • ½ taza de lentejas + medio huevo duro
      • 1 bistec pequeño
      • Frutas y verduras: el consumo es necesario ya que aportan vitaminas y minerales que ayudan a prevenir enfermedades. La recomendación es de 2 o 3 porciones de frutas y dos de verduras al día o viceversa:
        • Ejemplo: 1 manzana + 1 naranja
        • 1 taza de melón picado + 1 pera + 1 taza pequeña de frutillas
        • 1 plátano chico + 1 racimo de uvas
        • 1 alcachofa + 1 taza de lechuga + 1 tomate
        • ½ taza de repollo + ¼ de taza de zanahoria rallada o cocida
      • Carbohidratos: pan, arroz, fideos, papas, leguminosas frescas como las arvejas y choclo. Los alimentos elaborados con harina de trigo como el pan aportan vitaminas del complejo B, ácido fólico y hierro. Arroz, fideos, maicena, papas aportan hidratos de carbono y calorías. La avena y leguminosas aportan fibra
        • Preescolar de 2 a 3 años
        • ¾ taza de cereal de desayuno + ½ hallulla + ½ taza de porotos granados + ¼ taza de choclo + 1 papa + 3 galletas
        • ½ taza de arroz + ½ hallulla + ½ taza de arvejas + ½ taza de sémola + 1 papa
        • ½ taza de puré + ½ hallulla + ½ taza de avena + 4 galletas
        • Preescolar de 4 a 5 años
        • ¼ taza de arvejas + ½ taza de fideos + 2 papas + 1 ½ marraqueta
        • ¾ taza de cereales de desayuno + 1 hallulla + 2 papas regulares + ½ taza de habas
          3 rebanadas de pan de molde + ½ hallulla + ¾ taza de arroz + ¼ taza de choclo + ¼ taza de arvejas + 2 papas
        • Las cantidades de cereales, papas y leguminosas se refieren a alimento cocido
      • Aceite y grasas: aportan ácidos grasos esenciales para el crecimiento normal. Consumir de 2 a 4 cucharaditas al día agregándolas crudas al alimento. Prefiera aceites vegetales (oliva, rapas, canola, etc). Frituras consumir ocasionalmente
      • Margarinas y mantequillas: Máximo 2 cucharaditas y mayonesa ocasionalmente
      • Azúcar y sal: las bebidas azucaradas, mermeladas, y productos de pastelería en general tienen alto contenido de azúcar, procure que se consuman en poca cantidad. Los productos enlatados, los snacks (papas fritas, ramitas, etc) tienen alto contenido de sal, se recomienda consumo moderado
      • Estimule el consumo de agua
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 2 (2 votes)