Infección estomacal

La infección estomacal o intestinal puede ser viral (gastroenteritis viral) causada por un virus (rotavirus, norovirus, entre otros) o bacteriana (gastroenteritis bacteriana) causada por una bacteria (cólera, salmonela, E.coli, por ejemplo). En ambos casos puede causar los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal.
  • Cólicos.
  • Dolor de estómago.
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Falta de apetito.
  • Escalofríos.
  • Heces con sangre.
  • Malestar generalizado.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre (cuando la infección intestinal es bacteriana).

Tratamiento para la infección estomacal

  • Reposo: hasta que pase el malestar es necesario permanecer en la cama o recostado en un sillón.
  • Dieta blanda: comer alimentos cocidos, carnes magras a la plancha, arroz blanco, puré de verduras y evitar aquellos que puedan resultar irritantes como los picantes, salados o de alto contenido graso.
  • Beber mucho líquido: el agua es fundamental para prevenir la deshidratación que puede provocar la diarrea y los vómitos.

Cuando la infección intestinal es viral (gastroenteritis viral), con este tratamiento los síntomas suelen mejorar en el correr de un par de días. Sin embargo, si estos se prolongan por más de 3, se intensifican y aparece fiebre, puede tratarse de una infección intestinal bacteriana (gastroenteritis infecciosa) y puede ser necesario tratamiento antibiótico.

Medicación para la infección estomacal, fiebre y diarrea

Las opciones de medicamento para infección estomacal y fiebre, pueden incluir: antibióticos, antidiarreicos, analgésicos y antitérmicos. Los primeros pueden ser amoxicilina o neomicina para combatir la bacteria. Para escoger el antibiótico indicado, lo que suele hacer el médico es indicar un examen de heces para identificar cuál es la causante y así administrar el antibiótico más adecuado. En tanto para bajar la temperatura, pueden administrarse antitérmicos, antidiarreicos para frenar la diarrea y analgésicos para calmar los dolores estomacales y de cabeza. Pero siempre es importante que el tratamiento farmacológico esté prescripto por un médico y no automedicarse sin consultar previamente.

Otra alternativa de medicina para la diarrea, es la administración de suero, soluciones de rehidratación oral con glucosa y sodio, para ayudar al organismo a recuperar las sales minerales pérdidas a través de la diarrea, los vómitos y la fiebre.

En paralelo con el tratamiento antibiótico o una vez terminado el mismo, puede ser importante el consumo de probióticos (yogur natural, leche fermentada, kéfir) para contribuir a regenerar la flora intestinal.

Puntaje: 
Sin votos aún