La siesta

La siesta tan amada por algunos y tan odiada por otros por considerarla como un signo de pereza, vagancia y aburrimiento, tiene sus beneficios siempre que sea corta.

1

Mejora el rendimiento laboral

Si bien la siesta no está bien vista por los jerarcas, dormir un ratito de tarde, contribuye a disminuir los accidentes y errores en el trabajo, mejora la concentración, la atención y el rendimiento general según la Dra. Shelby Freedman, especialista en sueño.

De acuerdo al neurólogo del Centro del Sueño de la Clínica Alemana de Chile, Leonardo Serra, el cuerpo acumula adenosima (núcleotido encargado de producir sueño) en el transcurso de la jornada laboral y durmiendo una siesta aunque sea corta, disminuyen las concentraciones de este núcleotido, reduciéndose así el cansancio.

Según la National Aeronautic and Space Administration (NASA), tomar una siesta de 20 minutos mejora el rendimiento en un 34% y el estado de atención en un 54%.

2

Aumenta la capacidad de aprendizaje

Según un estudio publicado en 2010 por investigadores de la Universidad de California en Berkeley dormir pequeñas siestas incrementa la capacidad de aprendizaje un 20%. La causa de ello, es que el sueño limpia la memoria a corto plazo, dejando lugar para que ingrese nueva información. Matthew Walker, líder de la investigación explica:

Es como si la bandeja de entrada de nuestro hipocampo estuviera llena y hasta que no dormimos y limpiamos todos esos correos no pudiésemos recibir más e mails.

La National Aeronautic and Space Administration (NASA) dice que dormir siestas cortas de 20 minutos es mucho más beneficioso que largas, ya que no interfiere con el sueño nocturno.

3

Mejora el humor y previene el estrés

La siesta mejora el estado anímico, previene el estrés y ayuda a llegar con más energía a la tarde – noche.

4

Buscar un buen lugar

Para tomar una siesta corta a la tarde, lo ideal es buscar un ambiente tranquilo, cómodo, fresco y oscuro. Si no se está en casa o no se quiere ir a la cama porque después da pereza levantarse, usar un antifaz y tapones para los oídos para descansar mejor.

5

El mejor momento para la siesta

Hay expertos que aconsejan la siesta tras una comida abundante para la digestión. Pero también es buena en momentos de cansancio antes de conducir, cuando hay mucha presión laboral o cuando se está estudiando y hay somnolencia.

6

Lo más temprano posible

Las siestas antes de las 14:00hs no interfieren con el sueño nocturno, por lo cual si se tiene problemas para conciliar el sueño por la noche tras la siesta, lo mejor es hacerla lo más temprano posible.

James Horne, del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Loughborough, Inglaterra, para que la siesta sea beneficiosa, no debe extenderse más de 20 minutos a lo sumo 30 minutos. Después de ese tiempo las posibilidades de caer en un sueño profundo que interfiera con el nocturno son mayores.

Cuando la siesta excede los 30 minutos, sucede un fenómeno llamado inercia del sueño, caracterizado por la dificultad para despertar, somnolencia, perezca y cansancio una vez que la persona se levanta, lo cual puede dificultar el sueño por la noche.

Puntaje: 
Sin votos aún