Hemorragia digestiva

La hemorragia digestiva hace referencia a todo tipo de sangrado que se origina en el tubo digestivo.

El sangrado puede venir de cualquier parte del tubo digestivo, pero en general se clasifica en:

  • Hemorragia digestiva alta: Abarca el esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado
  • Hemorragia digestiva baja: Abarca la mayor parte del intestino delgado, el grueso, el recto y el ano

Causas frecuentes

La hemorragia digestiva puede producirse como consecuencia de afecciones que no son graves como ser:

Pero en otros casos la hemorragia digestiva puede ser un signo de enfermedades más graves como los siguientes tipos de cáncer digestivo:

Otras causas de hemorragia digestiva incluyen:

Síntomas

La hemorragia digestiva puede ser pequeña y no detectarse salvo en una prueba de laboratorio como ser un examen de sangre oculta en heces. En otros casos los síntomas pueden incluir:

  • Grandes cantidades de sangre que salen del recto
  • Vómito de sangre
  • Heces oscuras y alquitranosas
  • Vetas de sangre en las heces o pequeñas cantidades de sangre en el inodoro o en el papel higiénico

El profuso sangrado del tubo digestivo puede ser muy peligroso. Pero también las pequeñas cantidades de sangrado que se prolongan por mucho tiempo pueden traer problemas como hemogramas bajos o anemia.

Cuando se encuentra el lugar de la hemorragia, hay varias opciones de tratamiento para detener la hemorragia y tratar la causa.

Exámenes de diagnóstico:

Los exámenes que pueden realizarse para encontrar la fuente del sangrado incluyen:

  • Resonancia magnética del abdomen
  • Angiografia
  • Pruebas de coagulación sanguínea
  • Colonoscopia
  • Enterescopia
  • Tomografía computarizada del abdomen
  • Radiografía abdominal
  • Gammagrafía del sangrado
  • Endoscopia con cápsula (introducción de una cámara para visualizar el intestino delgado)
  • Conteo sanguíneo completo, pruebas de coagulación, conteo de plaquetas y exámenes de laboratorio
  • Sigmoidoscopia

Tratamiento

La hemorragia digestiva puede ser una emergencia y requerir atención de urgencia. El tratamiento puede incluir:

  • Transfusiones sanguíneas
  • Esofagogastroduodenoscopia: Colocación de una sonda finita que tiene una cámara en su extremo y que se pasa desde la boca hasta el esófago, estómago e intestino delgado
  • Líquidos y medicación intravenosa
  • Lavado gástrico (sonda colocada a través de la boca hasta el estómago para vaciar los contenidos del estómago)
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 1 (1 vote)