Absceso anorrectal

Se trata de una acumulación de pus en la zona del ano y el recto como consecuencia de una fisura anal, la obstrucción de glándulas en el área o una infección de transmisión sexual. En el caso de los abscesos profundos, las causas pueden ser trastornos intestinales como diverticulitis o enfermedad de Crohn.

El absceso anorrectal puede aparecer en bebés y niños que usan pañales y han tenido fisuras anales en el pasado.

Factores de riesgo

  • Diabetes
  • Uso de medicación como la prednisona
  • Sexo anal
  • Enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerativa u enfermedad de Crohn)
  • Fármacos de quimioterapia para el tratamiento del cáncer
  • Sistema inmunitario debilitado

Síntomas

  • Inflamación alrededor del ano, acompañada de un dolor pulsátil y permanente (son los síntomas más frecuentes
  • Dolor intenso durante las deposiciones
  • Secreción de pus a través del recto
  • Fiebre, escalofríos, sudores fríos
  • Tejido duro y doloroso
  • Estreñimiento
  • Fatiga y malestar generalizado
  • Protuberancia o nódulo, enrojecimeitno, inflamación y sensibilidad en el borde del ano
  • En bebés el absceso aparece con frecuencia como una prominencia inflamada, blanda, roja en el borde del ano y los síntomas pueden incluir irritabilidad, molestia general

Tratamiento

En general al absceso anorrectal no desaparece por sí sólo. Sólo con antibióticos no se puede tratar el problema.

El tratamiento abarca intervención quirúrgica para abrir y drenar el pus del absceso:

  • La intervención quirúrgica suele realizarse de forma ambulatoria y el paciente vuelve en el día a su casa
  • La intervención quirúrgica se realiza con anestesia local, conjuntamente con sedación consciente o anestesia raquídea
  • La intervención consiste en abrir el absceso y drenar el pus
  • En caso que la acumulación de pus sea profunda, puede ser necesario que el paciente permanezca en el hospital hasta que se drene por completo el absceso
  • Tras la intervención, serán necesarios los baños de asiento con agua caliente. Con ello se alivia el dolor, reduce la inflamación y se facilita el drenaje

Cuidados del absceso drenado:

  • Los abscesos abiertos suelen dejarse abiertos y no se suturan
  • Pueden prescribirse antibióticos y analgésicos
  • Pueden indicarse ablandadores de heces para facilitar el mover el intestino
  • Es necesario practicar una buena higiene y mantener una dieta blanda o líquida hasta que el absceso sane totalmente

Pronóstico

Con el tratamiento oportuno la mejora es muy buena. Generalmente los bebés y niños pequeños se recuperan con rapidez

Cuando el tratamiento es tardío, las complicaciones son más comunes.

Complicaciones

  • Infección generalizada
  • Recurrencia
  • Fístula anal
  • Dolor continuo
  • Cicatrices
  • Prevención

    El tratamiento a tiempo, así como la prevención de las enfermedades de transmisión sexual utilizando preservativo, previenen los abscesos anorrectales.

    En bebés, el cambio frecuente de pañales y la correcta higiene de la zona de la cola, ayuda a la prevención de las fisuras anales y los abscesos.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)