Histeria clásica
La dependencia a los analgésicos y sedantes es una de las complicaciones.

Se trata de una afección crónica, caracterizada por síntomas físicos que incluyen varias partes del cuerpo, aunque no hay ninguna causa física.

Los síntomas que sienten las personas con histeria son reales, no fingidos.

Causas y factores de riesgo

Es más frecuente en mujeres que hombres y suele comenzar antes de los 30 años. Es más común en personas que sufren de dolor crónico o síndrome del intestino irritable.

Las personas con histeria parecen experimentar el dolor de manera tal que su nivel de dolor se incrementa. El dolor y la preocupación se vuelven un círculo difícil de romper.

Las personas con antecedentes de abuso sexual o maltrato físico presentan mayor riesgo de padecer esta afección. Sin embargo, no todas las personas con histeria tienen antecedentes de abuso.

Síntomas

Las personas con histeria presentan dolencias físicas durante año. En general éstas incluyen problemas y dolor crónico en el aparato digestivo, el aparato reproductor y el sistema nervioso.

Los síntomas pueden llegar a interferir con el trabajo y las relaciones interpersonales y llevar al individuo a realizar varias consultas con distintos médicos.

Los síntomas suelen agravarse con el estrés.

Entre los síntomas pueden incluirse:

  • Amnesia
  • Distensión
  • Diarrea
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Menstruación dolorosa
  • Palpitaciones
  • Apatía sexual
  • Cambios en la visión
  • Dolor abdominal
  • Dolor de espalda
  • Dolor torácico
  • Dificultades para deglutir
  • Impotencia
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Micción dolorosa
  • Dolor en piernas y brazos
  • Parálisis o debilidad muscular
  • Dificultad respiratoria

Diagnóstico

Para la realización del diagnóstico, se realizan en primer lugar exámenes físicos que dependerán de los síntomas manifestados, para identificar causas físicas.

También se realiza una evaluación psicológica para identificar posibles trastornos conexos.

Tratamiento

El objetivo principal del tratamiento es ayudar al paciente a que controle los síntomas.

Tener una buena relación y apoyo del médico es la parte fundamental del tratamiento.

Es recomendable que el paciente cuente sólo con un médico de atención primaria para evitar muchos exámenes, procedimientos y diagnósticos.

Las visitas regulares al médico para evaluar los síntomas y el manejo que el paciente hace de los mismos son importantes.

La ayuda de profesionales de salud mental especialistas y con experiencia en este tipo de afecciones y el tratamiento de psicoterapia, puede ser de gran ayuda.

La terapia conductual cognitiva puede ayudar al paciente a manejar los síntomas. Durante el tratamiento psicoterapéutico el paciente aprenderá cómo:

  • Reconocer lo que empeora el dolor
  • Desarrollar métodos para manejar los síntomas
  • Mantenerse activo, inclusive con dolor

En caso de que el paciente presente depresión o ansiedad, los antidepresivos pueden ser de gran ayuda.

Complicaciones

Entre las complicaciones de la histeria clásica, está la dependencia a los sedantes o analgésicos.

Puntaje: 
Sin votos aún