Trastorno de la personalidad antisocial

Este trastorno también conocido bajo el nombre de sociopatía, se trata de un trastorno de la personalidad caracterizado por un patrón de conducta de desinterés por las normas sociales, las leyes, así como de los derechos de los demás, lo cual incluye en muchos casos la manipulación, explotación o violación de los mismos. En general el comportamiento es o roza con el delito.

La causa de este trastorno se desconoce, pero se estima que factores ambientales como el maltrato infantil, el abuso de estupefacientes, así como los de índole genético, pueden contribuir. Las personas con padres alcohólicos o antisociales presentan un riesgo mucho mayor de padecerlo.

El trastorno de personalidad antisocial es más frecuente en hombres que en mujeres y más común en personas que están en la cárcel.

La crueldad con los animales y el gusto por jugar con fuego en la infancia pueden estar asociados con el desarrollo de este trastorno.

Hay especialistas que creen que la psicopatía y el trastorno de la personalidad antisocial son lo mismo. Mientras otros que el primero es parecido pero mucho más grave que el segundo.

Síntomas

Las personas con este tipo de trastorno pueden llegar a tener las siguientes conductas:

  • Manipular y halagar las emociones de los demás
  • Descuidar la seguridad propia y la de los otros
  • Mentir, robar, tener peleas frecuentes
  • Arrogancia o enojo permanente
  • Actuar de manera encantadora y alegre
  • Transgredir la ley con frecuencia
  • Problemas de consumo de drogas
  • Incapacidad para demostrar culpa o remordimiento

Tratamiento

Este es uno de los trastornos de personalidad más difíciles de tratar. Los enfermos no son capaces de admitir que tienen un problema que requiere tratamiento. Por lo cual, es importante que desde el entorno exista un estímulo que los conduzca a aceptar su trastorno. Dicho estímulo puede venir tanto del entorno familiar o de amistades, así como de la justicia cuando la persona ha estado muchas veces involucrada en problemas con la ley. En este caso, es la misma justicia la que ordena un tratamiento para prevenir futuros problemas más serios.

El trastorno de la personalidad antisocial puede agravarse en casos de consumo de drogas.

Hay distintos tipos de terapia que sirven en estos casos. La de grupo es una de ellas, que puede ayudar al paciente a interactuar con los demás sin que medio violencia. La terapia de modificación y la de comportamiento, pueden ayudar a advertir los patrones problemáticos de pensamiento del paciente y a estimular comportamientos sociales positivos.

Pueden utilizarse medicamentos psiquiátricos como los antipsicóticos, para tratar los síntomas de irritabilidad y agresividad.

Pese a que el trastorno de personalidad antisocial se considera una enfermedad crónica, algunos de sus síntomas como el comportamiento criminal, puede ir mejorando progresiva y lentamente con tratamiento y tiempo.

Pronóstico

Los síntomas en general llegan a su máxima expresión en los últimos años de la adolescencia y primeros de la adultez. En ocasiones mejoran espontáneamente al llegar a los 40 años.

Complicaciones

  • Problemas con la ley y prisión
  • Violencia
  • Drogadicción
  • Suicidio
Puntaje: 
Sin votos aún