Esteatohepatitis no alcohólica

Es una frecuente enfermedad del hígado que, generalmente, cursa silenciosa, asintomática. Es similar a las enfermedades hepáticas que son causadas por el consumo excesivo de alcohol, sin embargo ocurre en personas que beben poco o nada de alcohol.

La principal característica de la Esteatohepatitis no alcohólica es la presencia de grasa en el hígado conjuntamente con inflamación y daño. Pude ser grave y causa cirrosis.

Afecta, aproximadamente, entre el 2 y el 5% de la población estadounidense y se está volviendo cada vez más frecuente como consecuencia del mayor índice de obesidad entre la población de dicho país.

Causas

La causa exacta de la enfermedad se desconoce, pero se sabe que se presenta más comúnmente en personas de mediana edad obesas, con sobrepeso o diabetes. No todas las personas con diabetes u obesidad padecen Esteatohepatitis no alcohólica. Sin embargo, muchas con dicha afección presentan:

  • Elevados niveles de colesterol y triglicéridos en sangre
  • Diabetes o prediabetes

Si bien se desconoce la causa específica del daño al hígado producido por la enfermedad. Se sabe que los posibles factores de riesgo abarcan:

  • Liberación de citocinas (proteínas inflamatorias tóxicas) de las células grasas
  • Resistencia a la insulina
  • Deterioro de las células en el interior del hígado

Síntomas

La Esteatohepatitis no alcohólica, generalmente, no causa síntomas y las personas que la padecen pueden sentirse bien y por ello desconocer que padecen una enfermedad hepática. Sin embargo, algunos síntomas pueden incluir:

  • Fatiga en cualquier etapa de la enfermedad
  • Pérdida de peso y debilidad en etapas avanzadas de la enfermedad o cuando hay cirrosis

Señales de la enfermedad en exámenes de diagnóstico

  • La biopsia de hígado es la única forma de diagnosticar la enfermedad (inserción de una aguja a través de la piel para tomar un pequeño trozo de muestra del hígado y examinarlo con microscopio)
  • Los ultrasonidos y radiografías muestran la presencia de grasa en el hígado
  • La gasa, inflamación y daño en las células es otra señal de la enfermedad
  • Las pruebas de enzimas del hígado que arrojen resultados altos también indican Esteatohepatitis no alcohólica

Tratamiento

No existe tratamiento específico para esta enfermedad. Las recomendaciones para tratarla incluyen:

  • Llevar una dieta saludable y balanceada
  • Evitar el consumo de alcohol
  • Bajar de peso en caso de obesidad o sobrepeso
  • Incrementar la actividad física
  • Evitar en consumo de medicamentos que no son necesarios

Los tratamientos experimentales para la Esteatohepatitis no alcohólica abarcan:

  • Antioxidantes como vitamina E, betaína y selenio
  • Nuevos fármacos para la diabetes

El transplante de hígado puede ser una alternativa en pacientes con cirrosis hepática.

Puntaje: 
Sin votos aún