Cerebro

Se trata de un agravamiento de la función cerebral ocurrida cuando el hígado es incapaz de eliminar las sustancias tóxicas de la sangre. Es causada por trastornos que afectan al hígado como hepatitis o cirrosis y afecciones en las que la circulación de la sangre no ingresa al hígado.

La encefalopatía hepática puede aparecer súbitamente en personas sin ningún problema hepático previo, cuando hay daño al hígado. Pero con mayor frecuencia se observa en personas con enfermedad hepática crónica.

Puede tratarse de un trastorno agudo y reversible o crónico y progresivo asociado a enfermedad hepática crónica.

La encefalopatía hepática puede ser desencadenada por los siguientes factores:

  • Ingerir mucha proteína
  • Sangrado del estomago, intestinos o esófago
  • Problemas renales
  • Complicaciones o colocación de una derivación portosistémica intrahepática transyugular
  • Uso de fármacos inhibidores del sistema nervioso central
  • Deshidratación
  • Anomalías electrolíticas como consecuencia del vómito o tratamientos como tomar diuréticos o paracentesis
  • Infecciones
  • Niveles bajos de oxígeno en el cuerpo
  • Cirugía

Síntomas

Los síntomas pueden empezar de manera lenta e ir agravándose gradualmente o comenzar súbitamente y ser graves desde el inicio.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Cambio en los patrones del sueño
  • Leve confusión
  • Confusión mental
  • Mala concentración
  • Pérdida de algunos movimientos pequeños de la mano o empeoramiento de la escritura
  • Aliento dulce o rancio
  • Cambios en el pensamiento
  • Olvidos
  • Cambios en el estado de animo o personalidad
  • Deficiencia en la capacidad de discernimiento

Síntomas graves:

  • Excitación, agitación, convulsiones (poco frecuente)
  • Somnolencia y confusión
  • Mala pronunciación
  • Movimeintos anormales o temblor en manos y brazos
  • Desorientación
  • Cambios severos de personalidad o comportamiento inapropiado
  • Movimientos lentos o perezosos
  • Pérdida del conocimiento, incapacidad de reacción coma

Tratamiento

La encefalopatía hepática puede ser una emergencia médica y requerir hospitalización.

Lo principal es identificar y tratar la causa de la encefalopatía hepática.

Hay que frenar el sangrado gastrointestinal y vaciar los intestinos de sangre. También hay que tratar las infecciones, las anomalías electrolíticas y la insuficiencia renal.

Si el paciente está en coma, puede ser necesario soporte vital.

En los casos de encefalopatías graves y repetitivas, puede solicitarse una reducción de la proteína en la dieta, con el objetivo de bajar la producción de amoníaco. Los pacientes graves pueden necesitar alimentación por vía intravenosa o sonda.

Puede suministrarse lactulosa para evitar que las bacterias intestinales produzcan amoníaco y como un laxante para eliminar de los intestinos la sangre.

Pronóstico

La encefalopatía hepática aguda es potencialmente reversible. Las formas crónicas en general se agravas y tienden a repetirse.

Tanto la forma aguda como la crónica puede causar coma irreversible y la muerte. Alrededor del 80% de las personas que entra en coma muere.

Complicaciones

  • Edema cerebral
  • Daño permanente al sistema nervioso
  • Efectos secundarios de la medicación
  • Hernia cerebral
  • Coma progresivo e irreversible
  • Incremento del riesgo de:
    • Insuficiencia renal
    • Sepsis
    • Colapso cardiovascular
    • Insuficiencia respiratoria
Puntaje: 
Sin votos aún