Sobrellevar la Navidad con actitud positiva
Rodearse de los afectos

La Navidad se vende como la época más feliz del año donde el amor, la paz, la alegría, el espíritu solidario y la confraternidad conviven, y todos se ponen mucho más buenos. Sin embargo, lo cierto es que esto no siempre es así, o al menos no para todo el mundo. Hay mucha gente que se estresa, se angustia e incluso se deprime por estas fechas.

Por ello, para sobrellevar la Navidad sin caer en la locura, la angustia, el estrés e inclusive en la depresión, puede ser necesario que cada uno viva a su propio ritmo sin dejarse llevar por la turba.

6 consejos para sobrellevar la Navidad de forma positiva:

1

Priorizarse uno mismo y organizarse en función de las propias necesidades

En esta época es típico que las presiones aumenten ya que se acerca el cierre del año y con él los balances, las despedidas, las reuniones, etc. Muchas veces se hace imposible cumplir con todo y con todos. Por eso, es importante priorizarse uno por encima de todo y poner en la balanza lo realmente importante e impostergable y dejar a un lado lo secundario y/o postergable.

2

Intentar ni idealizar estas fechas

Muchas personas ponen demasiadas expectativas en estas fechas y esperan un milagro de Navidad que sólo sucede en las películas. Hay muchos casos en que en las familias hay miembros enemistados y hay quienes esperan que el espíritu navideño mejore las cosas. Si bien es muy romántico, también es muy ideal e irreal. Lo cierto es que la gente no cambia en Navidad, sólo se pone un poco más sensible y vulnerable. Y hacer demasiadas proyecciones esperanzadoras en este sentido, puede ser muy desilusionante. Lo mejor es tratar de seguir viviendo lo más normal posible, dentro de lo que se pueda, tratando de mantenerse lo más al margen posible de la locura colectiva de estos días.

3

Hacer un balance pero destacando lo positivo

Esta es una época que se caracteriza mucho por los balances, por evaluar cómo ha sido el año, qué se hizo, qué se logró, que falta, etc. Si bien para todos siempre hay años que son mejores que otros; siempre se puede rescatar algo positivo y esa es la mentalidad que hay que tener. Como se dice popularmente: Ver el vaso medio lleno y no el medio vacío. Es decir priorizar los logros por sobre los fracasos, lo que se tiene por sobre lo que falta.

4

No sobrecargarse de compromisos

Por estas fechas es frecuente tener que estar a mil para terminar trabajo atrasado, pendientes para cerrar el año, etc. a ello se suman las características despedidas y reuniones con familiares y amigos para despedir el año, los viajes para reencontrarse con los que están lejos, etc. Hay que ser realistas, no se puede estar en más de un lado a la vez y correr a lo loco de un lado a otro para cumplir con todo, pone en riesgo la salud. Por lo cual, no hay que asumir más compromisos de los que se puede cumplir.

5

Mantener los hábitos saludables

Por más que estas fechas se caracterizan por los excesos de comida, bebida, fiestas, etc., dentro de lo posible es importante mantener los buenos hábitos saludables para llegar bien a fin de año y no terminar indigestados. Continuar con las rutinas de ejercicio físico y los días que no se tienen reuniones o salidas, comer saludablemente, para depurar un poco el organismo de tantos excesos.

6

Rodearse de los afectos

Los afectos son siempre la red más grande de contención. Familiares y amigos son en definitiva lo único verdaderamente importante para todos. Ya sea que se esté atravesando por momentos duros como ser algún problema de salud, alguna pérdida, etc., o se estén viviendo momentos de extrema felicidad, lo ideal es compartirlos con los seres queridos.

Puntaje: 
Sin votos aún