motivación y energia positiva

Un grave error es concentrarse en lo negativo y darle vueltas a ello, tener siempre presente la desilusión, decepción, traición, desgracia o repetirse continuamente mensajes negativos. Una repetición continua puede suponer entrar en bucle y empeorar. El objetivo es evitar eso, salir de la depresión y recuperar la motivación y energía positiva.

Lo más inteligente, aunque no siempre fácil, es mirar hacia adelante y marcarse objetivos diariamente, ponerse uno mismo y su propia vida como centro de atención y entender que nada se logra sin esfuerzo.

Existen todo tipo de personas con diferentes sentimientos e intenciones. El mundo no es perfecto. Hay que sanar las heridas emocionales, poco a poco, viéndose como el responsable único de su propia vida, marcándose objetivos diariamente y mirando hacia adelante, construyendo, a pesar de los errores o estancamientos pasados vividos.

Reconocer el problema y resolverlo

Una vez que se reconoce que no es forma de vida vivir hundido emocionalmente, deprimido o cabizbajo o ser un “cenizo”, quejándose continuamente, hay que estar dispuesto a dar los pasos necesarios para vivir con entusiasmo, restablecer la alegría y el buen funcionamiento mental, corporal y emocional de uno mismo. Como en muchas cosas en la vida, para restablecer la motivación hay que proponérselo y exigírselo. No se consigue algo sin esfuerzo y dedicación.

Son muchos los expertos o psicólogos que han tratado el tema realizando y publicando múltiples estudios. Destacamos algunos consejos importantes que pueden ayudar a recuperarse. Son pautas “de sentido común”, pero es fundamental ponerlas en práctica y han sido mencionadas por diversos expertos en la materia a lo largo de los años.

Pautas para restablecer la motivación o cómo atraer energía positiva

1 Acción

Es clave pensar en actividades con las que se disfrutaba y volver a hacerlas. Cualquier ejercicio físico y actividad incrementa el nivel de energía y ayuda al centrarse en ello, a la vez que evitar pensamientos negativos. Por muchas ideas sin acción no habrá logros.

2 Vivir con entusiasmo

Las palabras más importantes según Víctor Küppers, formador, empresario, entre otras ocupaciones, son vivir con pasión y entusiasmo. Vivir con alegría es una elección. Hay que comprometerse con ello. Además, hay que aprender a crear felicidad de manera independiente. Y es que la felicidad depende únicamente de uno mismo. El resto de las personas son un complemento.

3 Ser agradecido

Valorar cada pequeña cosa que tenemos o detalle que hemos recibido a lo largo del día. Expresar el agradecimiento ayuda a cambiar la actitud mental. Es muy útil, nos conduce a ser más positivos. No se puede estar agradecido y quejándose a la vez. La gratitud es uno de los pilares de la psicología positiva y una de las recomendaciones de la escritora Sonja Lyubomirsky, en su libro La ciencia de la felicidad.

4 Actitud positiva

Poner ánimo, ganas e ilusión a cada tarea diaria personal y profesional. La actitud de ánimo es lo que puede llegar a diferenciar un trabajo mediocre de otro más fascinante. Según el experto en Humanidades, Küppers: “La vida es estado de ánimo. Vivir con alegría y optimismo es una elección. Hemos de ser conscientes de ello. Día a día, con esfuerzo, poco a poco, se puede cambiar el carácter y la forma de ser.

5 Reír y practicar más el sentido del humor.

La aplicación de estas dos características diariamente puede contribuir a rebajar situaciones de tensión o a evitar otras complicadas. La risa se contagia. Ante esto, una de las recomendaciones de la psicología positiva para las personas con bajo estado de ánimo es escuchar ejemplos de personas que tienen la habilidad de encontrar el lado divertido de las cosas. Es toda una fuente de aprendizaje.

6 Mimar nuestro cuerpo.

Apuntarse a hacer deporte o simplemente a un grupo para compartir los mismos hobbies, disfrutar de la belleza, de momentos de cuidado personal o evitar comer en exceso son síntomas de que nos estamos valorando.

7 Socializar

Una manera de combatir la infelicidad es socializar. Tener muy presente que la actitud con que nos dirijamos a las personas será la misma con la que ellos nos responderán. Ser amable para fomentar amistades, mejorar las relaciones familiares y salir de la soledad son tareas importantes y enriquecedoras como ser humano.

8 Fomentar el entusiasmo por la profesión.

Aprender a disfrutar del trabajo y esforzarse en su desarrollo, dándole importancia a los detalles. Es una forma de lograr un buen resultado final.

9 Incrementar el desarrollo de hobbies.

Cuando una persona le dedica el 90% a la vida profesional y el 10% a la personal no puede haber equilibrio. La vida personal es muy importante. Quienes tenemos cerca, en nuestro ámbito personal, son los que nos pueden dar apoyo, entre otras cosas cuando las cuestiones laborales no funcionan todo lo bien deseado.

10 Divertirse

No aislarse. Es importante interactuar con las personas y entorno, divertirse, volver a conectar con la alegría y perder la apatía.

11 Realizar un uso adecuado de las redes sociales.

Evitar su uso excesivo y sobre todo cuando se están realizando diferentes tareas, ya que conllevaría distracciones y dispersar la atención.

12 Responsabilizarnos de nuestra propia vida. Vivir sin esperar nada y teniendo un mayor control de uno mismo.

15 minutos diarios para organizar la agenda y tareas del día siguiente es una buena práctica.

13 Tomar distancia emocional frente a los problemas y aprender a mantener la calma.

Sobre todo en los casos que no podemos hacer nada de manera inmediata. Mantener la serenidad, además, conlleva controlar la ansiedad.

14 Relajarse

Realizar ejercicios físicos, de respiración, de control de estrés….

15 Utilizar el tiempo en propio beneficio.

Saber valorarlo y utilizarlo correctamente para llevar a cabo la propia misión y visión personal de vida, un proyecto personal. ¿Qué meta quiero lograr? ¿Qué me haría feliz? Pues a por ello.

Como colofón, podemos manifestar que la activación conductual es prioritaria al igual que el cambio de pensamientos, apartando los negativos por positivos, para recuperar energía, fuerza, vitalidad y motivación.

Quieres una vida donde la gente te trate con aprecio, respeto y transmitir energía positiva. Ve a por ello. Ten claro lo que quieres y ve a por ello. No es solo vivir sino sentirse vivo. Poner “vida a los años” y establecer objetivos para mejorar la vida.