Detox digital en vacaciones

Se aproxima la época de festividades y vacaciones en muchos países del mundo y es un buen momento para pensar en un détox digital. Una desconexión absoluta de la tecnología y las redes sociales, que permita desenchufarse realmente para conectarse con uno mismo y con quienes están alrededor.

Son muchas las problemáticas asociadas a las nuevas tecnologías (nomofobia, whatsappitis, síndrome del bolsillo vibrante,(miedo a quedar por fuera (Fear of missing out )).

En el afán de la hiperconexión, no percibimos cuánto perjudica. Por ello, el período de descanso vacacional, es un excelente momento para reducir el tiempo de conexión digital.

En países primermundistas como Japón o Estados Unidos donde la tecnología juega un rol realmente determinante, desde hace algún tiempo se están promoviendo espacios de desconexión digital que incluyen charlas acerca de lo importante que es el contacto interpersonal, la comunicación cara a cara, entre otros aspectos. También se están volviendo tendencia las escapadas de fin de semana con fines de desconexión digital o también llamado turismo détox, es decir viajes a destinos donde la tecnología no existe. De hecho recientemente una cadena de restaurantes británica se volvió noticia, al hacerse público que ofrece el menú infantil gratis a aquellos padres que estén dispuestos a apagar sus teléfonos móviles durante la cena. También en países como Francia, por ejemplo, se está manejando la posibilidad de regular legalmente a las empresas para que no envíen mensajes de trabajo a sus empleados fuera del horario laboral, ya que ello conlleva a que no exista un límite claro entre la vida laboral y personal.

El incremento de la oferta y demanda de espacios de détox digital, es un indicio de la necesidad de escapar del estrés y la ansiedad que generan estar permanentemente conectados.

¿Qué pasa con la conexión en vacaciones?

Paradójicamente, pese a que el periodo de vacaciones debería ser en el que estamos más desconectados es, según distintas investigaciones, en el cual las personas suelen conectarse más, debido al mayor espacio para el ocio y tiempo libre.

Esto tiene sus riesgos y así lo advierten por ejemplo desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (Imeo):

Si se dedican más de dos horas al día a las redes sociales aumenta el riesgo de adicciones comportamentales, trastornos psicológicos y de alimentación, sobre todo en adolescentes, mujeres jóvenes y personas solteras.

La psicóloga María González, del instituto Imeo, señala al respecto:

… si se dedica más tiempo a las redes sociales y los dispositivos electrónicos que al contacto social real con familiares o amigos y a la actividad al aire libre, estamos ante una adicción.

¿Por qué es importante el detóx digital en vacaciones?

Para poder descansar realmente del trabajo, desesterarse, relajarse, es necesario realizar actividades que despejen la mente y ello no se logra estando pendientes todo el tiempo del móvil y las redes. Aunque el revisarlo no implique leer mensajes laborales, sino stalkear al ex, por ejemplo, ese tiempo podría ser utilizado en algo mucho más productivo para la salud física y mental.

Las vacaciones son un tesoro muy valioso y anhelado que debería ser cuidado con mucho recelo. Ello implica respetar y hacer respetar este espacio de esparcimiento, paz, tranquilidad, esparcimiento, diversión y no permitir que sea invadido o influenciado por elementos distorsionantes que pueden llegar desde las redes.

¿Cómo lograr la desconexión en vacaciones?

  • Desactivar las notificaciones
  • Las notificaciones incrementan el nivel de estrés y ansiedad. Es real que cada vez que suena una notificación o se ilumina la pantalla, corremos a ver de qué se trata y ello saca la atención de las otras actividades que estamos realizando. Por ello, en el período de vacaciones, si se pretende realmente disfrutar de las mismas, conectarse con la naturaleza, con la familia, amigos, pareja y demás, lo mejor es deshabilitarlas. Incluso recurrir a los estados que dicen “modo vacaciones”, de manera que los demás sepan que se está descansando y eviten abrumar con mensajes de trabajo o temas que pueden esperar.

  • Limitar el tiempo de conexión
  • Establecer horarios de conexión limitados. Así podrás tener un tiempo previamente establecido, por ejemplo, por la tarde cuando todos descansan, para revisar emails, mensajes y demás.

  • Silenciar los grupos de chat
  • Tanto de WhatsApp, Messenger, Instagram y otras redes sociales que invaden la tranquilidad de quien está pendiente de ellas, sobre todo de los más curiosos que no se aguantan revisar a cada momento sus móviles. Por ello, para evitar que cada mensaje que llega sea una tentación, lo mejor es mantener todo silenciado.

  • Visitar lugares sin WiFi
  • Esto quizás sea muy extremo para aquellos más adictos a la tecnología. Pero es sin dudas la mejor manera de desconectar y descansar la mente del bombardeo permanente de información, mensajes y demás que llegan desde las redes. Para los osados que se animen a probar, comprobarán que una vez que vuelvan a la zona WiFi, el mundo sigue y no se perdieron gran cosa por estar un tiempo fuera.

Siguiendo un muy buen consejo de Shona Vertue, una profesora de yoga australiana que pese a ser una influencer y promover sus clases a través de Instagram y redes sociales, impulsa a sus seguidores a alejarse del móvil y a vivir la vida real no la virtual:

Vuelve a llenar tu vida de vida en lugar de con tu móvil.