Tecnicas de concentracion

La concentración es fundamental al realizar determinado tipo de tareas o actividades correctamente. En el ámbito que más se habla de ella es en el estudio, pero es imprescindible para focalizar la atención y hacer las cosas bien en todos los ámbitos.

La doctora suiza Verena Steiner dice sobre la concentración:

Una inteligencia poco entrenada es como un mono excitado, que grita y salta de rama en rama. En ocasiones, la falta de concentración es solamente una mala costumbre y es posible ejercitarnos para conseguir que ese mono solo salte en la dirección que nosotros queramos.

Por su parte, la psicóloga social Cecilia Castro, del Instituto Superior de Psicología Social de Argentina, agrega:

La concentración debe entrenarse desde la edad preescolar con tareas, reglas y normas de convivencia.

Cuáles son los métodos de concentración: técnicas de concentración

Existen muchísimas técnicas de concentración, técnicas de concentración para estudiar, técnicas de concentración mental, ejercicios y consejos para mejorar la atención, la memoria.

  • Ejercicios de respiración: practicar ejercicios de respiración es bueno para relajarse. Realizar una respiración consciente ayuda mucho, pero requiere de buena predisposición y precisamente concentración en el acto de respirar. Ubicarse en un lugar cómodo y tranquilo, respirar profundamente y exhalar lentamente, atendiendo el proceso y alejando cualquier pensamiento que pueda distraer.
  • Buena administración del tiempo: administrar bien tu tiempo es clave para cumplir con los objetivos y no desconcentrarse en el intento. Para ello, es necesario realizar una estimación de cuánto tiempo llevará cada actividad y tomar un pequeño descanso al terminar las más importantes, ello motivará para seguir con las demás.
  • Ejercicios de fijación: son ejercicios muy sencillos, pero que pueden ayudar a mejorar la capacidad de concentrarse. Consiste en escoger algún objeto de la habitación y analizarlo detalladamente, dedicando toda la atención a ello, sin permitir que nada más nos distraiga. Posteriormente, sin mirar el objeto, tratar de describirlo recordando mentalmente cada uno de los detalles. Esto es aplicable luego al estudio u a otras actividades que requieran de concentración.
  • Mantener la motivación: es clave para lograr cumplir con el objetivo, ya sea estudiar o realizar determinada tarea laboral. Escribir los objetivos es una buena técnica para cumplirlos. Plantear la recompensa por hacerlo ayuda a mantener la motivación durante la tarea así como la concentración para cumplirla.

Técnicas de concentración para niños

Los niños cuanto más pequeños menos capacidad de mantener la atención y la concentración poseen. Por ello, las tareas y actividades propuestas deben estar pensadas según la edad. Para favorecer la atención y conseguir una buena predisposición es recomendable:

  • Elegir el ambiente: un lugar tranquilo, iluminado, cálido, ventilado para realizar la tarea que requiere de concentración. Es conveniente que siempre sea el mismo lugar, de modo que con el tiempo el niño realice una asociación directa entre el mismo y la tarea a realizar (por ejemplo escritorio – tarea escolar) que favorece su concentración.
  • Disponer del material necesario: esto es clave para evitar distracciones e interrupciones para ir a buscar un lápiz, una goma, un libro, por ejemplo.
  • Evitar los estímulos que sacan la atención del foco: pantallas encendidas de televisión, computador, teléfono pueden ser grandes interferencias.
  • Establecer metas a corto plazo: por ejemplo, aunque el niño deba hacer cuatro tareas, enfocarse en cada una de ellas por vez y recién cuando esté terminada una, pasar a la siguiente.
  • Motivar con palabras positivas: siguiendo con el ejemplo anterior, cuando termina la primera tarea correctamente felicitarle para que ello le estimule a seguir adelante.

Qué hacer para la concentración

  • Reconocer aquellos factores que distraen e impiden la concentración para evitarlos. Apelar a la asociación de imágenes con conceptos o escribir a mano en caso de estar estudiando, favorece la concentración y la memorización.
  • Intercalar momentos de concentración con pausas recreativas ayudan a que se despeje la mente y a su vez favorecen la creatividad. El tiempo de concentración total, por ejemplo, al momento de estudiar es de aproximadamente entre 40 y 45 minutos (dependiendo mucho de cada persona), tras el mismo, la persona se dispersa. Por ello, el combinar períodos de concentración de ese tiempo con descansos de 10 o 15 minutos es lo ideal.
  • Escuchar música: esto favorece la concentración, pero debe ser música suave, conocida y sencilla.
  • Silenciar el celular, ponerlo hacia abajo para no estar pendiente de las notificaciones: el teléfono es uno de los grandes factores de distracción del momento. En promedio se estima que las personas revisan sus teléfonos cado tres minutos, lo cual, obviamente, interfiere con el desempeño de cualquier actividad.
  • Meditar: la meditación es una disciplina que requiere de muchísima concentración, por lo cual practicarla con regularidad diariamente durante algunos minutos es muy beneficioso. Relaja y predispone positivamente para la realización de cualquier tarea que requiera de concentración.
  • Realizar ejercicios básicos y sencillos que favorezcan la memoria y la concentración, como tratar de recordar nombres de canciones, películas, libros, qué comiste ayer o qué ropa llevabas el fin de semana, etc. También realizar crucigramas, juegos como el ajedrez o de encontrar las diferencias ayudan a mejorar la concentración, ejercitar la mente y la memoria.
  • El buen descanso es clave para el buen rendimiento mental.
  • Realizar ejercicio físico con regularidad favorece la concentración, libera tensiones, estrés y mejora la salud física y mental, predisponiendo mejor para el estudio y todo tipo de tareas que requieran claridad mental.
  • Mantener una alimentación saludable: la dieta es fundamental para el buen desarrollo y funcionamiento cognitivo. La ingesta de glucosa, por ejemplo, es clave para mejorar el rendimiento cerebral.

Cuáles son las técnicas de memorización

Estudiar de memoria no es una buena técnica de estudio ya que no necesariamente se comprenden los conceptos y por ende se olvidan fácilmente con el tiempo. Sin embargo, la memorización de determinadas cosas es fundamental y no hay otra forma de retener cierto tipo de información que no sea memorizándola.

Algunas técnicas sencillas de memorización:

  • Utilizar la asociación: asociar lo que se pretende memoriza con algo ya conocido, de modo que, al momento de tener que recordarlo apelar a dicha asociación para facilitar su recordación.
  • Utilizar rimas: realizar rimas con los conceptos más importantes que se pretende recordar ayuda y facilita la memorización.
  • Realizarse preguntas: al momento de leer un texto de estudio, realizarse preguntas sobre las ideas más importantes de cada página e intentar responderlas con las palabras propias, sin mirar permanentemente el texto.