Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina, la incapacidad de retener al perder el control de la vejiga.

Puede ir desde una pérdida leve de orina hasta la fuga abundante de la misma. Si bien este problema puede aparecer a cualquier edad por múltiples causas, es más frecuente en las mujeres y en los adultos mayores. Representa un importante problema de higiene, psicológico y social, que interfiere con las actividades diarias de quien la padece afectando negativamente su calidad de vida. No es una enfermedad propiamente, sino una consecuencia de múltiples patologías que alteran la fase de llenado vesical.

Causas

La incontinencia urinaria es producida cuando la presión dentro de la vejiga es mayor a la de la uretra. Las causas son múltiples y puede presentarse en diversas patologías:

  • Hiperactividad o inestabilidad del detrusor (vejiga espástica): Puede deberse a un problema neurológico; por daño neuronal; por una variación del esfínter externo y de los músculos del suelo de la pelvis; por falla del esfínter interno por relajación inadecuada o lesión orgánica
  • Vejiga neuropática: Es la causa más frecuente de incontinencia en personas con Alzheimer
  • Incontinencia por esfuerzo: Es muy frecuente en las mujeres después de la menopausia debido a la carencia de estrógenos, por relajación excesiva del suelo pélvico (si es severa la incontinencia puede ser constante), atrofia del útero o la vagina
  • Incontinencia por rebosamiento: Es más frecuente en hombres mayores que padecen hipertrofia prostática benigna y obstrucción parcial de la desembocadura vesical. Algunos medicamentos con efectos anticolinérgicos (antihistamínicos, antidepresores, atropina, por ejemplo) pueden provocar incontinencia por rebosamiento

Tipos de incontinencia urinaria

Incontinencia por esfuerzo
La pérdida de orina se origina cuando la persona realiza cualquier tipo de esfuerzo físico como reírse, estornudar, toser, practicar deporte, levantar peso, etc. Estas simples actividades cotidianas pueden hacer que se produzcan pequeñas (gotitas) o grandes pérdidas de orina (chorro). Este tipo de incontinencia afecta aproximadamente a 1 millón de mujeres. La uretra de la mujer es más corta y se localiza en la vejiga y genitales externos, cualquier esfuerzo produce un incremento en la presión en el abdomen y la vejiga, pero no se transmite a la uretra como consecuencia de lo que se produce la pérdida. La edad, los embarazos, producen una disminución de la elasticidad y tensión del suelo de la pelvis, debido a los que la vejiga y la uretra descienden y el mecanismo de continencia sólo funciona en reposo. La incontinencia urinaria por esfuerzo no se asocia a la necesidad de orinar.

Incontinencia urinaria de urgencia
Se trata de la pérdida involuntaria de orina directamente relacionada con una necesidad urgente y súbita de orinar. Es decir que hay una conciencia previa de las ganas de orinar. El origen de este tipo de incontinencia está en el detrusor.

Incontinencia urinaria por rebosamiento
La incontinencia es causada porque la vejiga está distendida a causa de una obstrucción y se imposibilita su vaciado. La incontinencia urinaria por rebosamiento puede deberse a causas orgánicas o neurológicas.

Incontinencia urinaria mixta
La incontinencia se produce a causa de la hiperactividad del detrusor y una perturbación en los mecanismos de los esfínteres.

Incontinencia urinaria por causa psicógena
Se asocia a estímulos externos que perturban los sentidos como por ejemplo: El frío, ciertas emociones muy fuertes e imprevistas (temor, miedo, angustia), fobias, etc.

Incontinencia urinaria neurológica
Abarca las modificaciones de la micción que tienen su origen en el sistema nervioso (Parkinson, esclerosis múltiple, accidentes cerebrovasculares)

Diagnóstico

Para realizar un correcto diagnóstico es preciso establecer cuáles son los factores que originan el problema. Para ello se requiere realizar una exploración perianal, estudios radiológicos analíticos y urodinámicos.

También deben evaluarse los antecedentes del paciente, su historia clínica y el consumo de fármacos que puedan ser los causantes de la incontinencia.

Deberán realizarse exámenes de sangre y análisis complementarios (radiografía de abdomen, ecografía vesicoprostática, urografía intravenosa, estudios urodinámicos).

Tratamiento

Es fundamental encontrar cuál es la causa de la incontinencia ya que muchas de ellas son curables.

  • Farmacológico
  • Los medicamentos que más se utilizan son los anticolinérgicos que aumentan la tolerancia de colmado vesical y la continencia. El objetivo es que la vejiga se distienda mientras se llena y que la uretra permanezca cerrada. Se recomienda en la hiperreflexia del detrusor y en la incontinencia mixta.

  • Quirúrgico
  • Hay diferentes cirugías dependiendo del tipo de incontinencia y las particularidades de la uretra y la vejiga.

  • Estimulación eléctrica intravaginal:
  • Busca la contracción de los músculos del piso pélvico a través del estímulo eléctrico del nervio puedendo.

  • Entrenamiento de la vejiga
  • Busca recuperar el control de la orina mediante lapráctica de ejercicios que desarrollen los músculos del piso pélvico, y permitan resistir el impulso de salida de la orina, ayudando así a acrecentar la capacidad de la vejiga.

  • Autocateterismo intermitente
  • Se trata de la introducción de un catéter en la vejiga a través de la uretra para lograr el vaciado total de la misma y evitar los escapes involuntarios. Se realiza principalmente cuando la incontinencia es por daño neuronal o de los nervios que controlan la orina.

  • Tratamiento paliativo
  • Utilización de pañales descartables, bolsas o colectores de orina. En realidad no soluciona el problema sino que es atenúa, disimula el problema de fondo.

Problemas psicosociales relacionados con la incontinencia urinaria

  • Vergüenza, humillación
  • Inseguridad
  • Inhibición frente las relaciones sexuales
  • Ansiedad, depresión
  • Tendencia al aislamiento
  • Imposibilidad de enfrentar los problemas
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)