El Parkinson
flickr.com

El pasado 11 de abril se conmemoró el Día Internacional del Parkinson, y vez más se puso sobre la mesa el desarrollo de dicha enfermedad en el mundo, así como las actividades científicas y sociales que se realizan cada día para combatirla.

Se ha estimado que una de cada 100 personas mayores de 60 años padece dicha enfermedad. El Parkinson es una enfermedad degenerativa, crónica e incurable. Aparece debido a la degeneración de la las células del mesencéfalo, más exactamente de su sustancia negra, elemento relacionado con los movimientos y el control de los mismos.

El parkinson afecta a las personas mayores de 60 años, y en algunas ocasiones incluso llega a aparecer a los 30. Su evolución tarda entre los 15 a 20 años.

Principales síntomas

Los principales síntomas son la pérdida de reflejos puntuales, el temblor estando en reposo, la lentitud en elementos voluntarios -bradicinesia- y rigidez muscular. Es de aclarar que si se padecen 2 de estos elementos, es posible que se esté desarrollando el Parkinson en un organismo.

Elementos como la pérdida de la postura, rigidez muscular y la alteración de la motricidad fina, pueden ser algunas de sus primeras manifestaciones. De la misma manera, se presentan efectos secundarios como los trastornos del sueño, la ansiedad, la depresión, y los problemas de memoria.

Causas

No se ha demostrado aún cuál es la causa la enfermedad parkinson, sin embargo, entre las más acertadas hasta es el momento están los elementos tóxicos y genéticos.

Independiente de cuál sea la causa del Parkinson, hay que decir que el desarrollo de la enfermedad se le relaciona con varios procesos que afectan las neuronas, entre ellos la formación de los radicales libres –proceso de oxidación que afecta las moléculas mentales como el hierro-. Otro elemento que podría causar el Parkinson, es la destrucción de las neuronas mediante una toxina, ya sea interna o externa.

El factor genético puede ser otra de las posibles causas del Parkinson, teniendo en cuenta que algunas de las personas que padecen la enfermedad, han tenido o tienen un pariente cercano quien también la ha sufrido.

Tratamiento

Lamentablemente el Parkinson es una patología a la que aún no se le ha demostrado un tratamiento, por tanto lo que se ha hecho hasta el momento, es intentar controlar su evolución, así como sus efectos mediante fármacos.

Se ha demostrado que la dopamina, es una sustancia que contribuye a su recuperación, pero no es posible administrarla debido a que no trasciende la barrera existente de la sangre hacía el cerebro. De esta manera, se utilizan algunos fármacos que retardan su evolución y mejoran sus síntomas.

Rehabilitación Física

Tratamientos como la rehabilitación física contribuyen al constante movimiento de los músculos, quienes son los más afectados por la enfermedad. También existen ejercicios para hombros y brazos, manos, cuello, piernas y pies.

Es posible controlar elementos externos que puedan molestar a la persona enferma, como es el caso de la prevención de caídas, y es por ello que es importante retirar todos los obstáculos de la casa, así como instalar manillas o elementos que contribuyan a que el paciente se sienta más seguro. También es importante retirar los obstáculos en sus actividades cotidianas como es el caso de los botones en la ropa, y cordones en los zapatos que logran ser un gran impedimento para el paciente.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (4 votes)