El impacto de Internet en la salud: médicos y pacientes

Internet ha cambiado absolutamente la forma de acceder a la información sobre temas de salud. Hoy por hoy, es el primer canal sobre temas médicos y esto se debe en gran medida a la rapidez y accesibilidad que proporciona dicho medio.

Los internautas buscan respuestas a sus interrogantes sobre la salud en un lenguaje comprensible no tan técnico y también poder compartir sus experiencias con otras personas que padezcan sus mismas dolencias, con el fin de que puedan entenderlos y empatizar.

Si bien Internet ha democratizado la información en general y ello incluye a la de salud en particular, esto no siempre significa que lo que está en la red sea confiable. Es mucho el volumen de información, lo cual puede resultar extremadamente peligroso cuando se trata de temas de salud. Puede existir información errónea, confusa, no certificada por médicos y esto es un gran riesgo que asume quien consulta la red.

Jaime Santander, subdirector médico de la Red Salud UC Christus, la red de atención médica más importante de Chile señala:

Internet puede ayudar a que las personas entiendan mejor lo que les pasa y promover el autocuidado. Pero hay mucha información de mala calidad y no todos tienen la capacidad para discriminarla.

Cómo afecta Internet la relación médico - paciente

Esta revolución asociada a la salud afecta bastante la relación médico paciente. Este último ya no es más un sujeto pasivo, no está más en desigualdad de condiciones, sino que llega a la consulta ya con un gran bagaje de información sobre su enfermedad. Esto lo transforma en lo que se denomina "el paciente informado". Un paciente involucrado con su enfermedad que busca opciones y alternativas de tratamiento. Esto si bien lo coloca en un mejor lugar, no siempre les agrada a los médicos, los que se sienten amenazados, interpelados. Ya que la consulta previa con el Dr. Google suele distorsionar según su entender la relación futura y las estrategias a seguir.

Según un informe realizado en Estados Unidos por Pew Internet, llamado "La revolución on line en el cuidado de la salud: Cómo Internet ayuda a los norteamericanos a cuidarse mejor", el 92% de los internautas encuestados encontró información útil sobre salud en su última consulta en internet y para el 41% eso los impulsó a consultar al médico.

Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, señala sobre este punto:

Internet, y en especial lo que llamamos el “Doctor Google”, llega a veces a distorsionar la relación en la consulta, encontrándonos a veces con pacientes que saben más de su enfermedad que nosotros mismos. Todo este cóctel hace replantearnos cuáles son los valores de nuestra profesión en el siglo XXI.

Mireia Sans, directora de la Unidad de Gestión Hospitalet Nord y profesora asociada de la Universidad de Barcelona, agrega:

En estas cuestiones, la sociedad va muy por delante de gran parte de los profesionales. Por eso, debemos tener capacidad para adaptarnos a esta nueva situación y a este nuevo entorno. Cada vez serán más los pacientes que vendrán con aplicaciones móviles, con información de internet, etc., y los médicos debemos tener conocimientos para poder aconsejarles qué páginas web están acreditadas, cuáles son válidas, qué informaciones tienen estudios que las avalen, etc.

El Dr. estadounidense ya fallecido Tom Ferguson, miembro investigador de Pew Internet and American Life Project, explicaba sobre el tema:

…no puede persistir la idea de que cuando en una consulta se encuentran un médico y un paciente, el que tiene más y mejor información es el médico. Es más, de quien más aprendo actualmente es de los pacientes.

Puntaje: 
Sin votos aún