Trastorno de oposición desafiante

Se trata de un patrón de comportamiento hostil, desafiante, rebelde e insubordinado hacia la autoridad.

Es más común en niños que en niñas y comienza en general alrededor de los 8 años, pero puede hacerlo incluso en la edad preescolar. Según estudios afecta, aproximadamente, al 20% de los niños en edad escolar y la causa es una combinación de factores psicosociales y biológicos.

Factores de riesgo:

  • Disciplina dura o inconsistente
  • Falta de participación de los padres en la crianza y educación del niño
  • Padres con antecedentes de trastorno de oposición desafiante o problemas de conducta
  • Inestabilidad familiar como ser ante un divorcio, cambio de escuela, múltiples mudanzas o cambio de niñeras o cuidadores
  • Abuso o negligencia infantil
  • Problemas financieros en la familia
  • Mala relación entre los padres
  • Cambios estresante que alteren el sentido del niño

Síntomas

  • Ira y resentimiento hacia los demás
  • Desobediencia
  • Rabietas
  • Negativa ante las peticiones o reglas de los adultos
  • Culpar a los demás de los propios errores
  • Involucrarse constantemente en problemas en la escuela
  • Rencor y sed de venganza
  • Desobedecer todo el tiempo los pedidos de los mayores
  • Discutir con los adultos
  • Tener pocos o ningún amigo
  • Pérdida de la paciencia
  • Susceptibilidad e irritabilidad
  • Agresividad hacia los compañeros
  • Falta de autoestima

Para que los síntomas encajen en el patrón de trastorno de oposición desafiante, deben prolongase por lo menos durante 6 meses y traspasar los límites de lo que es el mal comportamiento habitual de un niño.

El patrón de comportamiento debe ser distinto al de los de más niños de igual dad y nivel de desarrollo y llevar a problemas considerables en las actividades escolares y sociales.

Tratamiento

El tratamiento puede involucrar varios tipos de psicoterapia para el niño y extenderse durante varios meses.

En caso de déficit atencional con hiperactividad preexistente, la medicación puede ayudar, pero por sí sola no alcanza para el trastorno de oposición desafiante.

El tratamiento en general incluye:

  • Terapia individual y familiar: Tratamiento para enseñar al niño a controlar la ira y expresar sus sentimientos de forma más sana. Asesoría familiar para mejorar la comunicación y relación, aprendiendo a trabajar en conjunto
  • Capacitación de resolución de problemas cognitivos: Este tratamiento se dirige a ayudar al niño a identificar y modificar a través de patrones que lo están llevando a problemas de conducta. Ayuda en la resolución de problemas
  • Capacitación a los padres: Un profesional especializado en este trastorno, pude ayudar a desarrollar habilidades que le permitan a los padres aprender formas más positivas y menos frustrantes para manejar las situaciones
  • Terapia de interacción entre padres e hijos: Se enseña a los padres técnicas más eficaces de relacionamiento para mejorar los problemas conductuales de sus hijos
  • Entrenamiento en habilidades sociales: Este tipo de terapia ayuda a aprender formas de interacción más eficaces y positivas con los demás

Complicaciones

Muchos casos de trastorno de oposición desafiante, avanzan hacia un trastorno de conducta en la edad adolescente o adulta. Incluso puede crecer hasta llega a un trastorno de personalidad antisocial.

Otras complicaciones pueden abarcar:

Puntaje: 
Sin votos aún