Importancia de la relación médico – paciente

Una buena relación médico - paciente es fundamental para que este último acepte el diagnóstico y siga un tratamiento con éxito. En las últimas décadas un reclamo constante ha sido la falta de contención emocional y comunicación asertiva por parte de los médicos. Desde la propia esfera médica incluso se han realizado análisis, autocriticas y propuesto cambios que apuntan a la formación emocional de los galenos.

Cambios en la relación médico – paciente a lo largo de la historia

El psicoterapeuta Giorgio Nardone, director de la Escuela de Posgrado de Psicoterapia Breve Estratégica y de la Escuela de Dirección de Capacitación en Comunicación y Resolución de Problemas Estratégicos, de Italia, señala que en la segunda parte del siglo XIX, hubo un cambio en la forma de relacionarse los médicos con los pacientes. Antes de ello los médicos tenían una relación más paternalista. Y a partir de allí adoptaron un tipo de comunicación fría, basada en lenguaje técnico, información científica que condujo a que los pacientes redujeran el cumplimento de los tratamientos producto de la mala comunicación con los médicos.

Al respecto señaló:

…los médicos de antes, que conocían al enfermo, conocían sus historias, los escuchaban y los tocaban, conseguían que sus pacientes siguieran sus consejos y prescripciones en mayor medida que el médico moderno hipertecnológico.

Agregó sobre la relación médico paciente:

La exploración física se ha sustituido por la petición de análisis y pruebas diagnósticas. Pero es importante que el médico toque al paciente. Según Hipócrates, la medicina es “el toque, el remedio y la palabra”. Tocar, examinar y hacer que el paciente sienta que se ocupan de él es uno de los primeros pasos para generar confianza y mejorar el cumplimiento terapéutico. De ese modo se construye un contacto íntimo, del cual el paciente extrae una serie de emociones y expectativas, porque cree de forma real o irreal que el médico, tocándolo, puede entender el misterioso mal que padece.

Mireia Sans directora de la Unidad de Gestión Hospitalet Nord y profesora asociada de la Universidad de Barcelona, España, señala que ha habido una mejora en la comunicación médico-paciente:

Antes existía una relación muy paternalista, en la que el médico era quien tenía el conocimiento absoluto y decidía lo que el paciente debía hacer. Ahora nos encontramos en el otro extremo, intentando involucrar al paciente y hacerle corresponsable del manejo de su enfermedad. Es necesario que tenga conciencia para realizar las diferentes pruebas y tratamientos dirigidos a mejorar su salud.

El doctor Díaz Rubio de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, aporta acerca de los cambios que ha sufrido la práctica médica:

…los cambios que ha experimentado la actitud del médico hacen referencia al paso de conocimientos limitados a conocimientos ilimitados. De realizar su trabajo en solitario a realizarlo en equipo. De la información que sólo disponía el médico a la información que ahora tiene el paciente, incluso a veces mayor que la del propio médico. De la ética de la beneficencia a la ética de la autonomía. Del gasto sin problemas al control del gasto. De la demanda de alivio a la demanda de calidad de curación, de la no judicialización a la judicialización de la medicina y del prestigio del médico en particular al prestigio de la medicina en general.

Internet puede llegar a ser una amenaza para el médico, ya que el enfermo está adquiriendo una enorme capacidad para comparar, elegir, y por supuesto, exigir. de forma que, por ejemplo, pacientes con enfermedades crónicas, que tienen auténtica ansiedad por estar al día de lo que va ocurriendo alrededor de su dolencia, a veces demandan al médico algún avance que este aún desconoce, dejándole en evidencia.

La formación emocional de los médicos

Muchos pacientes y familiares se quejan de que los médicos son fríos a la hora de comunicarse con ellos y desde la propia medicina se ha comenzado a cuestionar la necesidad de una formación emocional de los mismos. A considerar la importancia de la forma de comunicarse con sus pacientes y familiares, especialmente, al momento de tener que transmitir malas noticias.

El siquiatra Manuel Conde, coordinador de la Unidad de Salud Mental Comunitaria Sur del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, España, señala al respecto de la importancia de un buen vínculo:

...el médico tenga formación para saber manejar los aspectos emocionales de la relación médico-paciente y para saber dar las malas noticias al paciente. Una buena relación facilita la aceptación del diagnóstico y facilita la colaboración en el tratamiento.

…los aspectos psicológicos son determinantes; la escucha de los aspectos emocionales que los pacientes ponen en juego es parte importante de la relación médico-paciente y deben ser abordados por todos los profesionales, médicos, enfermeros, etc.

Uno de los grandes riesgos que implica una mala relación médico –paciente, es que este último en busca de métodos alternativos que alivien la ansiedad que le produce la enfermedad y la falta de contención emocional, abandone la medicina tradicional en busca de tratamientos alternativos. Si bien estos últimos pueden ser de gran ayuda, lo son siempre y cuando se usen complementariamente y no como única opción de tratamiento.

… el mayor error médico consiste en intentar curar el cuerpo sin intentar curar el alma.

Platón

Puntaje: 
Sin votos aún