El estilo de vida y los malos hábitos cotidianos interfieren inevitablemente en la salud de los huesos. Muchas veces, cosas que parecen insignificantes o que nada tienen que ver con la salud ósea, causan un daño muy grande.

1

Algunos alimentos

El calcio y la vitamina D son fundamentales para la salud ósea y algunos alimentos que se consumen con regularidad afectan o interfieren la absorción de éstos.

Los refrescos por ejemplo, tienen un alto contenido ácido fosfórico, que interfiere en a correcta absorción del calcio.

El café, si bien es beneficioso para algunas cosas, aporta xantinas, una sustancia que incrementa la excreción del calcio a través de la orina, desmineralizando lentamente los huesos.

La sal en exceso es mala y todos lo sabemos. Produce hipertensión con todo lo que ello conlleva, pero además afecta los huesos, ya que los descalcifica.

Las carnes rojas además de ser perjudiciales para varias cosas, lo son también para los huesos por su contenido de aminoácidos azufrados, los que incrementan la expulsión de calcio a través de la orina.

2

Falta de sueño

El sueño reparador es fundamental para encarar los desafíos de la vida diaria, el insomnio además de estar asociado con la depresión, se relaciona con la desmineralización de los huesos. De acuerdo a un estudio publicado en el Journal Evidnce-Bsed-medicine, no tener un buen descanso, causa daño en los huesos y la médula ósea, porque reduce y dificulta la mineralización de los huesos, lo que favorece el desarrollo de osteoporosis a largo plazo.

3

Usar bolsos y tacones

Las mujeres suelen tener el hábito de usar tacones altos y cargar diariamente pesadísimos bolsos, lo cual a la larga puede causar daño a los huesos. El llevar tacos afecta la postura corporal, los huesos de pies, pantorrillas y espalda. Según un estudio de la revista Arthritis Care & Research, las mujeres jóvenes que usan tacos altos con regularidad, tienen un 67% más de probabilidades de sufrir dolores y dificultades para caminar. El uso de un taco medio es lo más recomendable para prevenir este daño a largo plazo. El cargar bolsos pesados puede causar contracturas, afectar la estructura ósea y otras partes del cuerpo. Lo recomendable para evitar los daños futuros, es cargar un rato en cada hombro pero teniendo la precaución que no sufran los codos y pueda producirse una epicondilitis.

4

Fumar

El fumar causa un efecto negativo sobre los huesos y las articulaciones. Debilita los huesos e incrementa el riesgo de desarrollar osteoporosis, ya que reduce la absorción de calcio, enlentece la producción de células formadoras de hueso y descompone con más rapidez el estrógeno (fundamental en el fortalecimiento del esqueleto femenino y también masculino).

5

Sedentarismo

El no realizar ejercicio físico con regularidad debilita los huesos, favorece las fracturas de caderas y el desarrollo de artritis y osteoporosis.

6

Consumir alcohol en exceso

Según especialistas de la Universidad Loyola Stritch, el consumo excesivo de alcohol daña el proceso de curación de los huesos. Además el estar alcoholizado favorece las caídas y fracturas óseas.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 2.7 (3 votes)