Automedicacion

Si bien los medicamentos están pensados y diseñados originariamente para aliviar dolencias, sanar enfermedades y mejorar la salud de quien los consume; hay también detrás un negocio, un interés económico de mercado. El laboratorio que los fabrica tiene como principal objetivo vender más y para ello apela al bombardeo publicitario, a las muestras médicas, a recursos de marketing, etc.

Existen una gran cantidad de fármacos que son de venta libre, es decir sin receta, lo cual implica que están al alcance de cualquier persona que tenga el dinero para comprarlos. Aquí es donde comienza el problema, cuando aparece el uso abusivo de medicamentos, la automedicación. El riesgo de ella, está en que todos los medicamentos tienen efectos colaterales, es decir que además de los resultados terapéuticos buscados, traen como consecuencia otros que puedan ser dañinos.

En general, se suele tomar determinado medicamento por recomendación de algún conocido o por alguna publicidad. El problema, es que no a todas las personas los medicamentos les causan los mismos efectos, aunque la dolencia sea la misma. No se trata de acudir al médico cada vez que a uno le duele un poco la cabeza, tiene diarrea, o algún otro síntoma leve. Ahora si estos perduran, se intensifican, etc., hay que buscar las causas no tapar los síntomas con automedicación.

En Latinoamérica existen pocos estudios acerca de los medicamentos de abuso utilizados en dicha región. Un estudio realizado por el grupo DURG-LA (Unidad de Farmacología. Centro de Biomedicina. Universidad Central de Ecuador) sobre la automedicación en Latinoamérica, es uno de los pocos estudios disponibles.

Los fármacos más consumidos en latinoamérica bajo forma de automedicación son:

  • En primer lugar los analgésicos, con un 16.8%
  • En segundo los antibióticos con un 7.4%
  • En terce lugar, los antiinflamatorios no esteroides con 5.9% (podría existir relación entre su consumo y el sangrado digestivo producto de una úlcera gástrica o del duodeno, mayoritariamente en la población más vulnerable, los ancianos)

De estos datos se desprende, obviamente, que los fármacos más consumidos por los latinoamericanos son los de venta libre (OTC de acuerdo a la sigla en inglés: Over – the counter drugs). De lo que se concluye a su vez, que la seguridad de su libre venta y libre consumo esté siendo bastante cuestionada.

De acuerdo a un estudio realizado por la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), el 60% de la población peruana se automedica con antibióticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido acerca de que el consumo abusivo de determinados fármacos está causando una alarma mundial. Debido al uso excesivo de antibióticos, muchos de ellos han dejado de hacer efecto. Esto es a causa de que las infecciones se hacen resistentes a los antibióticos de uso más frecuente y ya no funcionan.

En la sociedad actual, los medicamentos se han transformado en un producto de consumo, al igual que la salud. En esta vorágine consumista, se le teme más al síntoma que a la enfermedad, como si ocultando el síntoma aquella desapareciera. Es por ello que la automedicación tiene tantos adeptos.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)