Seguridad con las estufas

Las estufas son las grandes aliadas del invierno: Estufas a leña, aires acondicionado, estufas a gas, estufas eléctricas, etc. Pero año a año aparecen noticias de accidentes asociados a las distintas maneras de calefacción, que en muchas ocasiones terminan con el saldo de personas gravemente heridas o incluso muertas. Para prevenir este tipo de accidentes, es importante seguir determinadas recomendaciones de seguridad:

Los distintos tipos de calefacción sus pro y sus contra:

  • Eléctricas:
  • Son más seguras que las de gas ya que no expulsan monóxido de carbono, pero tienen otros peligros como los cortocircuitos y los incendios. Es importante verificar que la red eléctrica esté bien, que los enchufes soporten la potencia de la estufa, evitar utilizar alargues ya que pueden derretirse y causar cortos y colocarlas siempre en sitios seguros, no arriba de objetos desde donde puedan caer y causar incendios

  • A gas
  • Puede ser peligrosa si no se tienen en cuenta las medidas de seguridad necesarias. Deben utilizarse en lugares bien ventilados y no abusar del tiempo que están prendidas.

  • A leña
  • Son muy cálidas y pueden resultar económicas, pero requieren un control bien de cerca mientras están encendidas.

  • Parafina
  • Son muy contaminantes y deben ser utilizadas únicamente en espacios grandes.

  • Aires acondicionados:
  • Son de lo más seguros y económicos.

Recomendaciones generales de seguridad:

  • Revisar con regularidad los calefactores y estufas, las instalaciones eléctricas y de gas. No abusar del tiempo que están encendidas y alejarlas de materiales inflamables y de los líquidos en el caso de las eléctricas
  • Evitar sobrecargar los circuitos eléctricos porque puede favorecer los incendios. No colocar nada por encima de los artefactos que pueda recalentar y prenderse fuego
  • En caso de las estufas a gas, es importante que la habitación dende está encendida cuente con ventilación (ventana, rejilla, puerta), para evitar que el monóxido de carbono resulte tóxico. También verificar que la llama sea azul, realizar el mantenimiento de las instalaciones de gas con personal calificado, controlar que los conductos de gas no estén obstruidos ni desconectados
  • En el caso de las estufas a leña es importante mantener limpias las chimeneas para evitar que el hollín pegado en sus paredes pueda prenderse fuego. También hay que tener la precaución de no dejar cerca nada que pueda caer en la estufa y causar un incendio, así como colocar un chispeo que contenga las chispas que puedan saltar y prender fuego algo
  • Mantener cualquier estufa o aparato de calor a una distancia aproximada de al menos 1 metro de cortinas, muebles y cualquier otro tipo de material inflamable
  • No dormirse jamás con las estufas encendidas
  • Ante el más mínimo olor, molestia o ardor de ojos, mareos o problemas para respirar, apagar la estufa y ventilar el lugar
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3.5 (2 votes)