Adolescencia
Adolescencia

Un estudio que se encargó de investigar la relación que tiene el dormir con el engordar, demostró que los adolescentes que tienen un sueño deficiente tienen una inclinación a engordar, por lo que se advierte un riesgo de obesidad.

Este estudio se realizó mediante una encuesta a estudiantes, de entre los cuales 108 eran hombres y 147 mujeres. Los resultados de la encuesta demostraron que el promedio de sueño que tenían los hombres durante la semana era de 6 horas y 32 minutos, mientras que las mujeres dormían 6 horas y 30 minutos promedio. En los fines de semana las cosas cambiaron un poco, pues se demostró que los hombres dormían 9 horas y 10 minutos, mientras que las mujeres descansaban 9 horas y 22 minutos.

Según los datos y cálculos hechos por los investigadores, el IMC (índice de masa corporal) de los hombres que dormían menos de siete horas en la semana era 3.8 veces más elevado que el de aquellos que descansaban más de siete horas (en los días de semana). En el caso de las mujeres la diferencia fue aún mayor, pues quienes descansaban menos de siete horas en la semana tenían un IMC 4.7 veces mayor que el de aquellas que dormían más de siete horas.

Si bien la conclusión es contundente en torno a que quienes dormían menos de ocho horas presentaban obesidad por lo regular entre hombres adolescentes (asociadas a un IMC más alto), no se consiguió establecer una relación directa entre la duración del sueño y la obesidad en la adolescencia.

La relación entre las horas de sueño y el aumento de peso no pudo probarse del todo, sí se sabe que dormir poco genera efectos colaterales como problemas de concentración, enfermedades recurrentes, aumento del estrés, entre otras cosas. Los incesantes problemas que se aparejan a la falta de sueño también fueron advertidos por la autora de la investigación, Lata Casturi, quien se limito a señalar que el sueño es el alimento del cerebro.

Dormir poco permite comer más

Los adolescentes que duermen menos horas de las que debieran muestran una tendencia a comer más de lo debido, por lo que engordan y se enfrentan a problemas como la hipertensión, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades.

Aun cuando no es posible asegurar que dormir poco hace engordar a los adolescentes, se probó una relación de causalidad entre el sueño y el peso, donde llamó mucho la atención el funcionamiento de dos hormonas en particular, la leptina y grelina.

Es muy interesante tomar en cuenta que mientras menos horas se duermen mayor es el descenso de la hormona llamada “Leptina”, la cual está encargada de informar al cerebro de la sensación de saciedad, mientras que la hormona encargada de estimular el apetito (grelina) comienza a aumentar.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 5 (1 vote)