Meningitis bacteriana
El dolor de cabeza es uno de los síntomas de la meningitis bacteriana

La meningitis es una enfermedad causada por la inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Las causas más comunes son las infecciones virales, que suelen mejorar sin tratamiento. Pero también hay otras causas como bacterianas, irritación química, alergia a medicamentos, hongos, tumores o parásitos.

Meningitis Bacteriana

Es el tipo más grave de meningitis y puede llegar a causar la muerte.

La forma de transmisión es a través del intercambio de secreciones respiratorias que puede darse por ejemplo durante un beso.

Síntomas

Los síntomas suelen aparecer entre los 3 y los 7 días después de la exposición a la bacteria e incluyen:

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Rigidez de cuello
  • Aumento de la sensibilidad a la luz
  • Alteraciones del estado mental
  • Náuseas y vómitos

Tratamiento

Este tipo de meningitis puede tratarse eficazmente con antibióticos, pero es importante comenzar el tratamiento lo antes posible. El tiempo en estos casos es crucial y puede reducirse el riesgo de muerte en un 15%. Igualmente pese al tratamiento el riesgo sigue siendo alto en ancianos y niños pequeños.

Complicaciones

  • Daño cerebral
  • Problemas de aprendizaje
  • Pérdida de la audición

Meningitis viral

Este tipo de meningitis no es tan grave como la bacteriana y se resuelve, generalmente, sin tratamiento. Puede afecta a cualquier persona, pero los bebés de menos de 1 mes y los individuos con el sistema inmunológico debilitado son los que presentan mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Una de las formas de contagio puede ser por contaminación fecal o propagarse a través de las secreciones respiratorias de una persona infectada con meningitis y con otro virus como la varicela o las paperas.

Tratamiento

Al ser de origen viral, los antibióticos no sirven en el tratamiento. En general los pacientes suelen recuperarse por sí solos dentro de un lapso de entre 7 y 10 días. En casos graves o de pacientes con sistemas inmunológicos deprimidos, puede ser necesaria la hospitalización.

Meningitis por hongos

Este tipo de meningitis es muy poco común y cuando aparece suele deberse a la propagación de un hongo a través de la sangre a la médula espinal. Puede ser contraída por cualquier persona, pero aquellas con sistemas inmunológicos débiles como los enfermos de cáncer o SIDA son más vulnerables.

No se contagia de persona a persona, sino luego de que el hongo se propaga por el torrente sanguíneo.

Tratamiento

Se indican altas dosis de fármacos antimicóticos, generalmente, administrados por vía intravenosa. Y el tiempo de tratamiento depende del estado del paciente y del tipo de hongo.

Meningitis meningocócica

Es un tipo muy raro de meningitis parasitaria que causa una infección cerebral grave. El parásito ingresa al organismo a través de la nariz y se dirige al cerebro, donde destruye el tejido cerebral. El parásito puede estar en el agua dulce y caliente de ríos o lagos.

Tratamiento

Se han probado distintos fármacos contra la meningitis meningocócica pero si éxito.

Prevención

Hay determinadas vacunas que se dan en los niños como ser la Haemophilus (HIB) que previene la meningitis de tipo bacteriana. La vacuna antineumocócica conjugada, forma parte de la rutina de vacunación en la infancia y es muy efectiva en contra de la meningitis meningocócica. Se da a los adolescentes de entre 11 y 15 años y se aplica un refuerzo entre los 16 y los 18.

Puntaje: 
Sin votos aún