Mitos del examen de VIH

Si bien la mayoría de las personas conocen los riesgos del VIH, muchas nunca se han hecho un examen creen estar por fuera del grupo de riesgo o porque temen que les de positivo y que la sociedad las discrimine.

La frecuencia del examen de VIH depende de las conductas de riesgo de cada persona. Para aquellas que están expuestas al uso de drogas, prostitución, sexo sin protección o varias parejas sexuales, los CDC recomiendan hacerse el análisis 1 vez al año.

Entre los mitos que existen entorno al examen de VIH están:

1

Cundo se es monógamo/a no es necesario el examen de VIH

Sí bien es cierto que la monogamia reduce las posibilidades de contagio de VIH, para estar completamente seguros de que no tener el virus, ambos miembros de la pareja deben hacerse el examen y luego ser fieles.

2

Las personas mayores de 50 años no necesitan el examen

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), un 15% de los casos nuevos de VIH son de personas de más de 50 años. Por lo cual contrariamente a lo que podría pensarse, este grupo etáreo no está libre de riesgo. El Sida no es sólo una enfermedad propia de la juventud y tener sexo sin protección entre los adultos, aumenta los riesgos de contagio.

3

Los adolescentes no necesitan hacerse el examen

Según datos de los CDC un 47% de los jóvenes en edad lineal tuvo relaciones sexuales. Por lo cual tienen riesgo de contagio y deberían realizarse la prueba.

4

Los heterosexuales no necesitan realizarse la prueba

El mito de que sólo los homosexuales contraen VIH quedó en el pasado, actualmente un 30% de los enfermos de VIH en los Estados Unidos, son heterosexuales según datos de los CDC.

5

Los exámenes de VIH suelen dar mal

SI bien los exámenes de VIH no son 100% exactos, lo son en un 99% y los casos en que dan mal (falso positivo o faso negativo), se reducen a 1 de 200 casos y determinadas condiciones. Un falso negativo, por ejemplo, puede darse cuando la persona se realiza el examen al poco tiempo de haber sido infectada y los anticuerpos aún no son detectables en sangre. Por ello, se aconseja repetir el análisis algunos meses después. Un falso positivo es menos probable, ya que sólo se dan cuando la persona tiene anticuerpos similares a los del VIH.

6

Las pruebas rápidas no son seguras

Este tipo de pruebas son seguras en un 99%. Pero igualmente se aconseja repetir algunos meses más tarde.

7

Si el examen es negativo no hay de que preocuparse

Si bien es cierto que un resultado negativo ante el examen de VIH es un alivio, esto no quiere decir que no haya de que preocuparse. Ya que, la enfermedad se puede contraer en cualquier momento si no se toman las precauciones necesarias.

8

Cuando alguien tiene VIH se da cuenta

Esto no es necesariamente así, puesto que los síntomas tardan muchos años en manifestarse. Por lo cual, la única manera de saberlo es mediante un análisis.

9

Cuando se está en pareja si uno de los 2 da negativo al examen el otro también

Esto no necesariamente tiene que ser así, puede ser que uno sea positivo y no haya aún contagiado a su pareja, puesto que el riesgo depende de las prácticas sexuales. Por ello, es importante que ambos miembros de la pareja se hagan las pruebas.

10

El resultado positivo es la crónica de una muerte anunciada

Hace mucho que el VIH positivo dejó de ser sinónimo de muerte. De allí la importancia del diagnóstico temprano de la enfermedad y de la frecuencia en la realización de los análisis. Ya que detectada a tiempo puede tratarse y el paciente vivir mucho tiempo con una muy buena calidad de vida.

Puntaje: 
Sin votos aún