Alzheimer

Las fiestas de Navidad y Fin de Año no son para todos sinónimo de alegría y felicidad. Para algunos puede ser una etapa de tristeza y tensión, especialmente para las personas que tienen Alzheimer o algún otro tipo de demencia, así como para quienes los cuidan.

Los ruidos, los fuegos artificiales, las luces, el estrés característico de estos días, pueden poner nerviosos y estresar a los pacientes que sufren Alzheimer.

Suele suceder además que los familiares del enfermo pretendan hacer como si nada pasara e igualmente sumarlo a la celebración, sin percatarse de que ello puede precipitar una serie de dificultades para éste, que pueden incluir el sentirse aturdido, confundido, desconcertado.

Si bien los pacientes con Alzheimer reaccionan de manera diferente en las circunstancias, muchas veces la agresividad es una constante, producto de la falta de memoria y la frustración características de la enfermedad. Preveer las frustraciones del enfermo por parte de su entorno, puede ayudar a que el enfermo maneje mejor su frustración.

Cosas a tener en cuenta durante las fiestas si se tiene un paciente con Alzheimer:

1

Ser realistas

Por lo general la Navidad y las fiestas, son época de balances, de reencuentros familiares, donde se pretende que prime la alegría. Pero en caso de la presencia de un paciente con Alzheimer, hay que ser realistas, no engañarse haciendo de cuenta que no pasa nada. Sin embargo, la celebración puede ser un momento de armonía familiar y esparcimiento.

2

Hacer participar al enfermo de los preparativos

Hacer que el paciente participe de todos los preparativos de las celebraciones navideñas como ser la comida, los obsequios, la decoración, etc., es una buena idea. Por ejemplo asignarle tareas sencillas como pelar las verduras para la ensalada o revolver alguna salsa, lo ayudará a mantenerse concentrado.

3

Procurar una decoración sencilla

Las luces, los colores fuertes y llamativos característicos de la Navidad, suelen ser un factor que desconcierta y desorienta al enfermo. Por ello, es mejor una decoración sencilla, con pocos adornos y luces.

4

Procurar una fiesta tranquila

La música, los ruidos, el bullicio, murmullo, etc., excitan y desconcentran al paciente. Por ello, lo mejor es un clima tranquilo, sin mucho ruido, etc., y cuando se lo note cansado, invitarlo a ir a descansar.

5

Es mejor no trasladarlos

En caso de que el paciente esté en una casa de salud o institución de salud, es mejor no sacarlos para celebrar la Navidad fuera, sino considerar la posibilidad de hacer una pequeña celebración en el lugar. Ya que salir a la calle para el enfermo, significa un estrés extra que puede provocarle ansiedad.

6

Organizar las visitas a la institución

Suele suceder que cuando se tiene a un familiar con Alzheimer en un centro asistencial, todos quieren ir a saludarlo por las fiestas. En este caso es importante coordinar y ponerse de acuerdo para no juntarse todos al mismo tiempo, ya que ello puede resultar abrumador para el enfermo. Más o menos 2 o 3 personas por visita estará bien.

7

La mejor hora para visitarlos es la mañana

Los pacientes con Alzheimer suelen estar más descansados y mejor animados a las visitas a la mañana o mediodía que a la tarde o noche. Por ello, es mejor coordinar las visitas para esas horas.

La persona que está al cuidado de un paciente con Alzheimer es el más indicado para organizar las fiestas y celebraciones, ya que conoce bien sus necesidades y sabrá como evitarle todo estrés innecesario en las fiestas.

Puntaje: 
Sin votos aún