Las dietas bajas en calorías podrían alargar la vida

Desde 1930 se tenía la sospecha de que las dietas restrictivas prolongaban la vida en roedores y otros animales. Así lo demostró mucho tiempo después el científico Clive M, McCay y un grupo de colegas, al realizar un estudio en que hallaron que una dieta baja en calorías aumentaba un 33% la expectativa de vida de roedores, los mantenía más jóvenes y con menos enfermedades propias del envejecimiento.

Posteriormente, otros estudios más se han realizado en este sentido como ser el de la Universidad de Cornell que demostró que al disminuir entre un 30% y un 60% las calorías ingeridas por los roedores, la esperanza de vida aumenta en esa misma proporción.

Ahora un nuevo estudio ha sido realizado por primera vez en seres humanos y parece que los resultados son similares a los encontrados en roedores. En este, el investigador Jumpertz Reiner, del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón, ofrece algunas explicaciones del por qué de esta relación.

Los participantes del estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, que tenían mayores tasas metabólicas (la energía utilizada por organismo para sus funciones normales) eran más propensos a morir tempranamente de causas naturales, que aquellos que tenían tasas metabólicas menores.

Las tasas metabólicas mayores, pueden precipitar el proceso natural de envejecimiento mediante la producción de radicales libres, los que se relacionan con muchas enfermedades del envejecimiento y pueden favorecer el daño de algunos órganos.

Estudio en indios Pima de Arizona

Para su estudio los investigadores midieron el gasto energético durante 24 horas de 508 Indios Pima de Arizona que se ofrecieron como voluntarios, en cámaras metabólicas y la tasa metabólica de 384 en reposo. 240 participantes fueron sometidos a ambas mediciones en diferentes días. Es sabido que lo indios Pima tienen tasas elevadas de Diabetes tipo II, pero al comienzo del estudio ninguno de ellos tenía la enfermedad.

Se realizó un seguimiento durante 15 años, período en el cual murieron 27 personas de causas naturales. El riesgo de morir se incrementa con el mayor gasto metabólico; los participantes con mayor gasto energético, según lo medido por las cámaras metabólicas, eran más proclives a morir prematuramente.

Según Jumpertz Reiner estos resultados pueden ayudar a comprender los mecanismos subyacentes del envejecimiento en el hombre, el por qué la disminución de la tasa metabólica, mediante una dieta restrictiva, prolonga la vida.

Los diversos estudios realizados en animales demostraron que disminuir la tasa metabólica como consecuencia de la disminución calórica aumenta la expectativa de vida. Ahora es necesario que los hallazgos en humanos sean confirmados mediante métodos similares en nuevo estudios.

Pero todo indica que una dieta de unas 1500 calorías diarias produce un menor gasto de energía lo que se traduce en una tasa metabólica más baja y en una vida más larga en los animales.

El endocrinólogo Loren Wissner Greene, profesor asociado clínico de medicina en la New York University Langone Medical Center, explica que un metabolismo más alto de energía implica mucha grasa corporal y ello incrementa el riesgo de muerte. Tal vez tenga relación con el aumento en la tasa metabólica y la producción de radicales libres.

Puntaje: 
Sin votos aún