Los excesos

Uno de los grandes problemas de las fiestas de Navidad y Año Navidad, es que la gran cantidad de reuniones y celebraciones lleva a que se coma y se beba más de la cuenta y ello repercuta en la balanza. Además obviamente de que se potencian los problemas digestivos y los trastornos cardiovasculares. Para que los efectos nocivos sobre la silueta no sean tan devastadores, la nutricionista Verónica Chazín, directora de Go Balance, da algunos consejos.

1

Limitar los festejos únicamente a los días festivos

Generalmente lo que sucede en estas fechas, es que además de acostumbrar comer muchos dulces, alimentos calóricos, los festejos se extienden desde fines de noviembre, comienzos de diciembre hasta el 5 o 6 de enero y no se distinguen días festivos de días comunes. El consejo de la experta es:

Debemos intentar ser coherentes y saber diferenciar los días no festivos, y en estos volver a la correcta rutina alimentaria y a nuestro plan de actividad física

Saltarnos nuestra rutina un día o dos a la semana y luego volver a nuestros hábitos no nos supondría nada, el problema es que estos excesos duren todos los días de este periodo

2

Planificar la comida para los días que no son festivos

La locura y el estrés de estas fechas muchas veces llevan a que no se realicen las compras o se tenga l suficiente tiempo para cocinar. Por ello si se proveen estos asuntos con antelación, será más fácil evitar terminar comiendo alguna comida rápida, poco saludable y de alto contenido calórico.

3

Buscar un sano equilibrio

Dado que evitar los festejos es imposible, una buena medida es buscar un sano equilibrio. Por ejemplo, si se tuvo un festejo en el almuerzo en el que se comió en exceso, hacer una cena más ligera con verduras, frutas, yogurt bajo en grasas. Lo mismo con el ejercicio, los días en que se sabe que se va a ingerir más calorías, realizar una rutina más extensa e intensa de ejercicio físico. Así de esta manera se equilibran los excesos con la actividad física y las comidas más livianas.

4

Evitar el ayuno previo a un festejo

Es muy frecuente que como se va a comer mucho en la noche, las personas ayunen durante el día pensando que así van a compensar los excesos posteriores. Sin embargo, esto es un gran error:

Compensar un futuro exceso con un ayuno previo nos llevará a tener más hambre en el momento crítico y comeremos más cantidad de alimentos altamente calóricos para llenar el vacío producido en nuestro estomago tras todo el día

.

A su vez, esta ingesta tendrá una mayor asimilación, ya que el organismo se prepara para volver a estar horas seguidas sin comer y asimilará mucho más todo lo que comamos

5

Evitar el picoteo durante la elaboración de los platos




…evitar el picoteo mientras estamos cocinando, ya que de esta forma no nos esperamos a comer estos manjares sólo en el momento de la cena ni nos reservamos el placer de disfrutarlos durante la celebración y en compañía de la gente

6

Comer lento y masticando bien cada alimento

Comer despacio, masticando bien y disfrutando de cada bocado, no sólo hará que se coma menos, sino que además favorecerá una mejor digestión.

7

Tener cuidado con las bebidas

Las bebidas azucaradas y las bebidas alcohólicas son un importante aporte de calorías que muchas veces no se tiene en cuenta.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (1 vote)