Mujer con un corazón en una mano y un cerebro en la otra.

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/snmg3912/public_html/sites/all/themes/sbn/templates/node--article.tpl.php on line 192

Antiguamente al hablar de inteligencia sólo se tenía en cuenta el coeficiente intelectual (CI). Sin embargo, con el tiempo se demostró la existencia de distintos tipos de inteligencia y entre ellas la emocional. Que es, según explican algunos especialistas como el psicólogo estadounidense Daniel Goleman, autor del best-seller Inteligencia emocional, más importante que el CI en lo que hace a una vida plena. Ya que el control de las emociones, es fundamental para la obtención de una vida profesional y personal exitosa.

En este sentido Goleman señala:

En el mejor de los casos, el coeficiente intelectual parece aportar tan sólo un 20% de los factores determinantes del éxito.

Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas son más proclives a ser efectivas en su vida, pues dominan los hábitos de su mente que fomentan su propia productividad. Las personas que no pueden controlar su vida emocional mantienen luchas internas que sabotean su capacidad de trabajar con atención y una mente limpia.

Existen personas que cuentan naturalmente con estas habilidades de inteligencia emocional, por ello se desenvuelven exitosamente en todos los aspectos de sus vidas. Sin embargo, otras deben trabajar determinados aspectos en favor de desarrollarlas y mejorar ese grupo de habilidades que la favorecen.

Hábitos característicos de las personas con inteligencia emocional

1 Ser consciente de sus emociones

Ser consciente de las propias emociones ayuda a manejarlas y controlarlas. En este sentido una buena práctica cotidiana es detenerse a pensar a conciencia cómo uno se siente: Triste, enojado, frustrado.

3 Controlar sus emociones

El conocer sus emociones es fundamental para controlarlas y saber cuál es el momento y el lugar correcto para expresarlas y cuál no. Aquellas personas que suelen reaccionar de forma violenta, arrebatada, impulsiva, deberán aprender a controlarlo para evitar problemas de relacionamiento personal y profesional.

4 Empatizar

Una vez que uno es consciente de sus propias emociones, le es más sencillo saber cómo se sienten los demás ante determinadas situaciones y empatizar (ponerse en el lugar del otro). La empatía es fundamental en el desarrollo de habilidades sociales de relacionamiento armonioso con los demás.

5 Escoger su estado de ánimo

Al controlar las emociones es más fácil escoger cuál es el estado anímico más favorable en cada situación. Ello, puede ayudar a concentrarse o motivarse en determinado momento. Las personas emocionalmente inteligentes controlan sus estados de ánimo a su favor, eligen cómo sentirse en cada momento para que les sea beneficioso.

6 Rescatar lo positivo

Un hábito o característica de las personas emocionalmente inteligentes, es que se focalizan sólo en aquello que pueden controlar y no gastan energía ni tiempo en aquello que está fuera de su control. Eligen para rodearse personas positivas, se alejan de las negativas y tóxicas y siempre rescatan lo positivo de las situaciones y los individuos.

7 Flexibilidad ante los cambios

Las personas con inteligencia emocional, al igual que las personas exitosas, se muestran flexibles ante los cambios. El miedo a lo diferente a lo nuevo puede paralizar y eso ser contraproducente. Por ello, la flexibilidad, el aceptar que existan modificaciones, prepararse para ellas y adaptarse, es una señal de inteligencia y éxito.

8 Ser determinante con los límites

El no saber poner límites, no saber decir “NO”, genera estrés, frustración y malestar. Para muchos resulta muy difícil decir “NO”. Sin embargo, cuando se está convencido de la negativa, no debería existir el temor o la duda a expresarla. Lo contrario podría ser contraproducente para uno y mostrar un signo de debilidad, de falta de carácter y de decisión a los demás.

8 Transformar los fracasos en oportunidades

Esto es clave en las personas exitosas. Y las personas con inteligencia emocional son especialistas en transformar sus fracasos en oportunidades y por qué no en éxitos. El aprovechar aquello que salió mal para aprender, para adquirir experiencia, para saber por dónde sí y por dónde no ir, puede ser muy beneficioso para el futuro.

9 Hacer oídos sordos a las críticas cuando se está seguro de uno mismo

Las críticas son constructivas y bienvenidas cuando ayudan a mejorar. Sin embargo, cuando uno sabe que actuó bien y está seguro de si mismo, lo mejor es hacer oídos sordos a los cuestionamientos de los demás. No dejarse influenciar por el negativismo.

Puntaje: 
Sin votos aún