Autoexamen de testículos

Se tarta de un examen que se realiza el propio hombre en sus testículos, con el fin revisar si hay algún signo como cambio o protuberancia inusual que indique cáncer testicular. Si bien los médicos no recomiendan la realización frecuente de este tipo de test si no se está entre el grupo de riesgo, sí es importante que aquellos que sí lo están se lo hagan regularmente.

Los factores de riesgo del cáncer de testículo abarcan:

  • Tumor testicular anterior
  • Antecedentes familiares de cáncer de testículo
  • Criptorquidia
  • Hombres menores de 35 años de edad (el cáncer de testículo es más frecuente en hombres de entre 15 y 35 años)

¿Cómo realizar el autoexamen de testículos?

El autoexamen de testículos puede realizarse antes o después de tomar un baño. Este es el momento ideal, ya que la piel del escroto (la piel que recubre los testículos) está caliente y relajada. La mejor postura para hacerlo es de pie.

  • Examinar un testículo a la vez
  • Primero palpar el saco escrotal con suavidad para localizar el testículo
  • Con una mano estabilizar uno de los testículos y con la otra palpar con suavidad pero con firmeza, ejerciendo cierta presión, toda la superficie
  • Realizar los mismos pasos en el otro testículo

Valores normales

El testículo al tacto debe sentirse firme pero no duro como piedra. Puede estar más abajo o ser un poco más grande que el otro (el testículo derecho es, generalmente, un poco más grande que el izquierdo en la mayoría de los hombres).

Valores anormales

Cualquier protuberancia por más pequeña que sea o zona más dura, así como un testículo que se agranda u otra diferencia que se note debe alarmar y ser motivo de consulta médica.

Consultar al médico en los siguientes casos:

  • No se encuentra uno o ambos testículos
  • Hay dolor o hinchazón en el escroto: Puede ser una infección o hidrocele (saco lleno de líquido) lo que obstruye el flujo de sangre a la zona
  • Acumulación de conductos delgados sobre el testículo: Puede ser varicocele (acumulación de venas dilatadas)

Un dolor repentino y agudo en los testículos o en el escroto que se prolongue por más de algunos minutos constituye una emergencia.

Una masa o protuberancia en el testículo es, en general, el primer signo de cáncer de testículo y si se diagnostica y trata a tiempo puede curarse.

Puntaje: 
Sin votos aún