Fiestas de fin de ano para celiacos

Las fiestas de fin de año, despedidas, reuniones con amigos y familia, son momentos de muchos excesos de bebida y comida para todos. Pero para aquellos que padecen de celiaquía, estas fechas pueden hacer que se sienta cierta incomodidad, ya que su alimentación no puede ser igual a la de los demás. Del mismo modo que sucede con los diabéticos, deben tenerse determinados cuidados y consideraciones a la hora de planificar un menú de fin de año para celiacos.

La alimentación libre de gluten implica no poder comer muchas de las cosas que suelen servirse en las mesas familiares de año nuevo: pan dulce, budines, sándwiches de miga, por ejemplo. Sin embargo, ello no quiere decir que la tengan que pasar mal, padecer, ni sufrir.

Lo fundamental en estos casos es estar en contacto con quien organiza la cena o llevar uno mismo su comida. Para ello, es clave tener en cuenta los siguientes ítems:

1 Planificar el menú con antelación

El ser celiaco no implica el tener que comer en ese día un menú diferente al resto de la familia. Pero sí el tener que planificarlo con tiempo y adaptarlo con productos libres de gluten. Para ello, es preciso saber cuál será el menú que se va a servir e intentar elaborarlo teniendo en cuenta los ingredientes aptos para celiacos. Es más, es probable que en el mercado ya existan algunos alimentos característicos en estas fiestas como pan dulce, panetones, etc., que sean libres de gluten.

2 Elegir alimentos frescos

Si bien en el mercado se comercializan alimentos prepararos sin gluten, los nutricionistas recomiendan los frescos como frutas verduras, carne, pescado, legumbres, cacao puro, por ejemplo.

El nutricionista Aitor Sánchez de Albacete España, dice al respecto:

Es mucho mejor optar por estos alimentos frescos que ir buscando los productos preparados especialmente sin gluten, que no siempre son los más saludables.

3 Los alimentos sin gluten deben tener su espacio en la cocina

Esto es clave para evitar la contaminación cruzada y no todo el mundo lo sabe, sobre todo aquellos que no son celiacos. Por lo que si quien se encarga de la comida lo desconoce, es vital hacérselo saber, advirtiendo los riesgos.

4 En la mesa

Otro detalle que puede parecer insignificante para los demás pero no lo es para el celiaco, es que a la hora de estar todos en la mesa, cuando se pasan los platos de un lado a otro, pueda caer accidentalmente alguna miguita de alimento con gluten y ello sería fatal. Por lo que el consejo es ubicarse en un extremo de la mesa, lo más alejado de las harinas posible. Y también si va a comer el mismo menú libre de gluten que los demás, se sirva primero para evitar que contaminen los alimentos con sus utensilios con gluten.

5 A la hora del brindis

Afortunadamente los celiacos no tienen que privarse del brindis de Año Nuevo, ya que tanto el cava como el champagne son libres de gluten. De todos modos existen otras bebidas aptas para celiacos como el whisky, vodka y vino, entre otras.