Según un estudio preliminar realizado en la Universidad de Miami Miller de Medicina, presentado recientemente en la conferencia internacional anual de la American Stroke Association, el consumo regular (diario) de bebidas gaseosas dietéticas, aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

Se trata de un estudio de observación y no de un ensayo aleatorio (es decir en el que azarosamente se asigna a un grupo de personas a tomar dichas gaseosas y a otros no y luego se comparan los resultados), por lo cual no se puede establecer la causalidad de la asociación entre el consumo de bebidas diet y la incidencia de mayor riesgo cardiovascular. Hasta ahora no se han identificado sustancias químicas o explicaciones biológicas que revelen la razón por la cual estos refrescos pueden ser peligrosos para la salud.

Según Steven Greenberg, profesor de neurología en la Escuela Médica de Harvard y vicepresidente del International Stroke Conference en California, quizás las personas que beben a diario una elevada cantidad de gaseosa dietética, comparten alguna otra característica que explica la relación soda de dieta con mayor riesgo cardiovascular.

Estudio de la Universidad de Miami de Medicina

El estudio llevó varios años de duración (entre 1993 y 2001) e incluyó a más de 2.500 personas de más de 40 años (la mitad de ellos hispanos y la cuarta parte negros) de Manhattan.

Los participantes fueron elegidos al azar y respondieron al inicio del mismo, una encuesta telefónica con respecto a su dieta y su salud. De estos 559 sufrieron accidentes cerebrovasculares o ataques cardíacos, 338 de los cuales fueron fatales.

Entre aquellos que consumían refrescos dietéticos diariamente, se halló un 48% más de riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, en comparación con los que no los bebían o lo hacían eventualmente.

Otros estudios realizados con anterioridad habían encontrado una relación entre el consumo frecuente de gaseosas y un mayor riesgo de diabetes y síndrome metabólico.

Hannah Gardener señaló que se trata de un estudio preliminar como para recomendar no consumir sodas dietéticas por la asociación con el riesgo cardiovascular. Sin embargo, es un elemento para atender y seguir investigando.

Detractores

Según la Dra. Maureen Storey, vicepresidente senior de la política científica de la Asociación Americana de Bebidas, no hay pruebas científicas ni evidencia suficiente para afirmar que las gaseosas dietéticas sean la únicas responsables del incremento del riesgo cardíaco, y además como estas bebidas son de gran ayuda para aquellas personas que buscan perder peso y luchan contra la obesidad, este estudio sin evidencia demostrable, no ayuda para nada.

Conclusión

Según la investigadora Hannah Gardener, profesora de Epidemiología de la facultad de Miami, si estos resultados llegan a confirmarse con futuros estudios, podría indicarse que las bebidas dietéticas no son, necesariamente, la mejor opción a las bebidas gaseosas azucaradas.

Sin lugar a dudas que la mejor alternativa, la más sana es el agua. Pero de todas maneras, esto no significa que haya que eliminar absolutamente el consumo de estas gaseosas. Sino más bien controlarlo, primero bajando el consumo a la mitad y progresivamente seguir haciéndolo hasta llegar a consumir, aproximadamente, un litro por quincena.

Puntaje: 
Sin votos aún