Taponamiento cardíaco

Se trata de la presión sobre el corazón que se da cuando se acumula líquido o sangre en el espacio entre el miocardio y el pericardio. Lo cual impide que los ventrículos se expandan como deberían. El exceso de presión causada por el líquido imposibilita que el corazón trabaje de manera normal y como consecuencia el corazón no recibe la sangre suficiente. El resultado de esto, es un shock seguido, generalmente, de la muerte.

El taponamiento cardíaco se da en alrededor de 2 de cada 10.000 personas.

El taponamiento puede darse como consecuencia de:

  • Cáncer pulmonar terminal
  • Cirugía cardíaca
  • Heridas en el corazón
  • Aneurisma aórtico torácico
  • Ataque cardíaco
  • Pericarditis causada por infecciones bacteriana so virales
  • Hipotiroidismo
  • Leucemia
  • Radioterapia en el tórax
  • Reciente cirugía a corazón abierto
  • Tumores cardíacos
  • Insuficiencia renal
  • Colocación de vías centrales
  • Procedimientos cardíacos invasivos recientes
  • Lupus eritematoso sistémico

Síntomas

  • Inquietud, ansiedad
  • Dificultad respiratoria
  • Mareos, desmayos
  • Palpitaciones
  • Inflamación del abdomen y otras zonas
  • Molestia que en ocasiones se alivia al sentarse erguido e inclinado para adelante
  • Piel pálida o de color azulado o grisáceo
  • Respiración acelerada
  • Somnolencia
  • Vértigo
  • Pulso débil
  • Dolor torácico:
    • Agudo y punzante
    • Se propaga al cuello, hombros espalda o abdomen
    • Se agrava cuando se tose o respira profundamente

Exámenes de diagnóstico

  • Radiografías del tórax
  • Tomografía computada o resonancia magnética del tórax
  • Electrocardiograma
  • Angiografía coronaria

Tratamiento

Esta afección es grave y requiere de hospitalización. Debe drenarse el líquido que rodea al corazón de inmediato. El procedimiento se denomina pericardiocentesis y consiste en extraer el líquido del tejido que rodea al corazón (saco pericárdico) con una aguja.

También puede realizarse un procedimiento para cortar y extraer parte del pericardio.

Para mantener la presión arterial normal hasta que se pueda llevar a cabo la pericardiocentesis se administran líquidos y medicación para aumentar la presión arterial.

Para reducir la carga de trabajo del corazón, se puede administrar oxígeno.

Debe identificarse y tratarse la causa del taponameinto.

Pronóstico

Un taponamiento cardíaco constituye una urgencia médica. En caso que no sea extraída la sangre de pericardio de manera rápida, la muerte puede presentarse muy rápido.

El desenlace clínico generalmente es alentador cuando la afección se trata de manera oportuna, pero puede reaparecer.

Complicaciones

Puntaje: 
Sin votos aún