Tu postura corporal

La postura corporal dice muchas cosas acerca de tu salud. La joroba en la espalda puede indicar pecho débil, los hombros caídos pecho débil o la cadera despareja debilidad muscular en el glúteo medio.

1

Encorvarse

Esta postura es muy frecuente especialmente, entre aquellos que pasan muchas horas frente a un escritorio o una computadora. La experta en Pilates y fundadora de un centro especializado en Nueva York, Erika Bloom, explica que la curvatura de la espalda se produce como consecuencia de que los tendones de los isquiotibiales se unen a la pelvis y al estar apretados tiran de los huesos de los brazos para adelante causando que la columna se curve. La joroba de la espalda puede ser también resultado de sobrecarga o un pecho débil. Realizar flexiones para fortalecer el pecho es una buena medida.

2

Trasero hundido

El trasero plano o hundido no solamente es consecuencia de tener poco glúteo, puede deberse a la debilidad de la musculatura de la zona de la espalda. Estos músculos llamados multífidos, son los encargados de estabilizar la columna para darle a la parte baja de la espalda ese arco natural. Para devolver la fuerza a esta musculatura es necesario realizar algunos ejercicios para fortalecer la zona, acostándose boca abajo sobre el estómago, colocando las manos en la frente y levantando la cabeza del piso sin levantar las piernas del piso.

3

Pies chuecos

El tener alguno de los pies chuecos puede ser a causa de tener la cadera demasiado apretada y con ajustes desalineados. Para que la cadera trabaje bien, es necesario que los músculos aductores y abductores lo hagan también. Para ajustar la cadera, es necesario realizar una serie de ejercicios con soga. Sujetar los extremos, uno con cada mano y pisarla con ambos pies juntos. En esta posición realizar flexiones de cadera de un lado a otro y de adelante para atrás. Luego hacer lo mismo pero con las piernas un poco más abiertas.

4

Hombros desparejos

El tener un hombro más alto que el otro puede ser consecuencia de una escoliosis o de alguna actividad cotidiana como cargar un bolso con peso, lo cual produce un desbalance. Para los tipos de escoliosis leve hay distintos ejercicios. Y para mejorar el desbalance causado por un peso excesivo, el press de hombros es muy efectivo. Este ejercicio se realiza con la espalda derecha, una pesa en cada mano y se elevan los brazos desde la altura de los hombros para arriba y se vuelve a la posición inicial.

5

Cabeza para adelante

Tener la cabeza más delante de la línea del tronco, puede deberse a dormir en una mala posición o con muchas almohadas. Así lo explica el director del departamento de terapia física de la Universidad de Boston Shaw Bronner. Esta posición implica tensión en los músculos de la base del cráneo y los superficiales del cuello. Con algunos ejercicios puede mejorarse.

6

Cadera despareja

Cuando al pararse la cadera queda desnivelada, puede haber debilidad muscular en el glúteo medio, el que es fundamental para el control de la cadera y rodilla.

7

Vientre sobresaliente

Si pese a llevar una dieta saludable, sin bebidas azucaradas y comida rápida el vientre en enorme, puede ser que la espalda baja esté débil.

La mala postura no sólo denota problemas de salud, sino que en algunos casos puede acentuarlos. Además según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, las personas que caminan encorvadas, manifiestan signos más evidentes de depresión.

Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 3 (1 vote)