Escarlatina
flickr.com

La escarlatina es una enfermedad infecciosa, que en el pasado fue considerada una de las enfermedades más graves sufridas en la niñez. Actualmente su curación es fácil si se siguen los procedimientos adecuados.

Síntomas:

  • La fiebre en la escarlatina es típica
  • Dolor de garganta
  • Puntos rojos en el paladar
  • Descamación en forma de finas escamas en tronco, extremidades y dedos
  • Vómitos y cefalea
  • Escalofríos
  • Enrojecimiento e hinchazón de la lengua
  • Dolores musculares
  • Lengua de color rojo fresa intenso
  • Textura áspera de la piel

De qué modo es posible contagiarse:

  • Mediante el aire, a través de la saliva
  • Con menos frecuencia se contagia a través de los alimentos u objetos

Factores de riesgo:

  • Mala alimentación
  • Condiciones de hacinamiento
  • Infecciones recurrentes de garganta

Características:

  • Originada por una bacteria
  • Se produce entre los dos y diez años
  • Suele producirse en invierno y primavera
  • Predominante en la raza blanca
  • Los puntos rojos se evidencian en axilas, bajo vientre, tórax y extremidades
  • La cara no suele verse afectada, pero sí se enrojece bastante la frente
  • Puede producirse tres veces en la vida ya que son tres las toxinas que la producen
  • En dos o tres días se comienza a notar la mejoría con el tratamiento adecuado, pero la erupción puede continuar durante dos o tres semanas
  • Su período de incubación es de dos a cuatro días
  • En los últimos años ha aumentado su incidencia, que es más elevada en niños de edad escolar y durante el invierno

Diagnóstico:

  • Mediante la exploración física
  • Cultivo de garganta positivo para estreptococo del Grupo A
  • Detección del antígeno (exudado faríngeo)

Complicaciones:

Es muy importante respetar el tratamiento que el especialista indique, ya que de lo contrario podrán surgir complicaciones indeseadas:

  • Otitis media
  • Infección de la nariz
  • Nefritis (afección de los riñones)
  • Fiebre reumática
  • Diversos dolores en las articulaciones
  • Lesiones de las válvulas cardíacas
  • Neumonía
  • Sinusitis
  • Meningitis
  • Daño hepático

Tratamiento a seguir:

  • Reposo
  • Abundante ingesta de agua
  • Analgésicos y antitérmicos
  • Antibióticos durante 10 días, el cual no debe suspenderse para que la curación sea efectiva y total

Consejos que se pueden poner en práctica:

  • Si al cabo de dos días de tratamiento con antibiótico los síntomas no han ido remitiendo, se aconseja la consulta con el especialista. Si surgen nuevos síntomas, también es conveniente que un profesional valore nuevamente al niño
  • Para aliviar el dolor de garganta, se pueden hacer gárgaras con agua tibia y sal
  • Administrar una dieta blanda para que la garganta no duela tanto

Cómo se puede prevenir:

  • Al tratarse de una enfermedad contagiosa, se recomienda no acercarse a quienes padezcan la enfermedad, ya que se transmite de manera muy fácil a través de la saliva
  • Es de vital importancia no enviar al niño a la guardería o colegio durante el proceso infeccioso
  • Se debe informar a las personas que pudieron estar expuestas
  • Asegurarse de que los utensilios y vasos que utiliza el niño con escarlatina, no sean usados por otros miembros de la familia. Éstos deben ser lavados con agua caliente y jabón
  • Lavarse las manos frecuentemente
Puntaje: 
Su voto: Ninguno Average: 4 (1 vote)