Equinismo

Se trata de un padecimiento en el que está limitado el movimiento para doblar el tobillo para arriba. La persona que lo padece no cuenta con la flexibilidad necesaria para levantar la parte superior del pie hacia el frente de la pierna. Puede presentarse en uno o los dos pies. Cuando ocurre en los dos, la limitación en el movimiento es, en ocasiones, peor en un pie que en el otro.

Las personas con pie equino desarrollan formas alternativas de compensar el movimiento limitado del tobillo y con frecuencia esto lleva a problemas en el otro pie, la pierna o la espalda. Los métodos de compensación más comunes son aplanar el arco o levantar el talón al comenzar a camina, ejerciendo así mayor presión en la parte de delante de la planta del pie. En otros casos, se compensa caminando con los dedos de los pies y en casos muy poco frecuentes, se da pasos doblando de forma anormal la rodilla o la cadera.

Causas

Hay diversas posibles causas. En general la limitación en el rango de movimiento es una rigidez en el tendón de Aquiles o en los músculos de la pantorrilla. En determinados casos la rigidez es congénita y en otros es heredada. Hay personas que adquieren la rigidez por el uso de un yeso, muletas o el uso asiduo de tacones. La diabetes también puede afectar las fibras del tendón de Aquiles y causar la rigidez.

En algunos casos el equinismo se asocia con un hueso que impide el movimiento del tobillo, como ser un fragmento de un hueso roto tras una lesión de tobillo que restringe el movimiento.

Puede ser también consecuencia de una pierna más corta que la otra. Y con menos frecuentemente es causado por espasmos en el músculo de la pantorrilla.

Los problemas del pie asociados con el equinismo son:

Según la forma en la que la persona compense la imposibilidad para doblar el tobillo, pueden desarrollarse distintas afecciones en el pie como ser:

  • Calambre en la pantorrilla
  • Metatarsalgia (dolor y callosidades en la parte de adelante del pie)
  • Artritis del mesopié
  • Juanetes y dedos martillo
  • Periostitis
  • Fascitis Plantar
  • Inflamación en el tendón de Aquiles
  • Pie plano
  • Llagas por presión en la parte de delante de la planta del pie o el arco
  • Dolor en el tobillo

Tratamiento

Los tratamientos pueden abarcar:

  • Tratamiento no quirúrgico: Incluye estrategias para aliviar los síntomas
  • Elevadores del talón: Colocar cuñas adentro del calzado para elevar los talones o usar zapatos con tacos medianos, para eliminar el esfuerzo en el tendón de Aquiles al caminar y además reducir los síntomas
  • Terapia física: Para mejorar la rigidez del músculo, se aconsejan ejercicios de estiramiento del músculo de la pantorrilla
  • Tablilla nocturna: Se puede colocar el pie en una tablilla durante la noche para mantenerlo en una postura que ayuda a disminuir la rigidez muscular en la pantorrilla
  • Soportes de arco o dispositivos ortopédicos: Con frecuencia se recomienda el uso de dispositivos ortopédicos que son colocados dentro de los zapatos, para que el peso quede distribuido de forma pareja y ayudar así a controlar el desequilibro entre el músculo y el tendón
Puntaje: 
Sin votos aún