Bicarbonato de sodio con agua

El bicarbonato de sodio tiene propiedades beneficiosas que se aplican no sólo a la limpieza del hogar, el blanqueamiento natural de los dientes o de las axilas oscuras, sino a la salud en general. Tomar agua con bicarbonato de sodio puede ayudar a mejorar problemas de indigestión, el rendimiento atlético y hasta para tratar distintos tipos de cáncer.

El Dr. Robert Young microbiólogo, autor del concepto de la “Nueva Biología” y de best sellers como “El milagroso pH para diabetes” entre otros, explica:

Durante años he observado el impacto que provoca lo que ingerimos en el delicado balance del pH de nuestra sangre. Y a través de mis investigaciones he comprobado que la combinación de 4 maravillosas sales de bicarbonato (sodio, magnesio, potasio y calcio) ocurre naturalmente en todos los fluidos de un cuerpo sano, con el propósito de mantener el balance alcalino-ácido natural y actuando como anti-oxidantes que retardan el proceso de envejecimiento. Una adecuada provisión de estas cuatro sales de bicarbonato es la mejor protección contra el envejecimiento y toda enfermedad, incluyendo el cáncer, además de que mejora el rendimiento atlético y, al mejorar la salud en general, logra mejorar también el estado de ánimo y las energías.

1 Contra el cáncer

El oncólogo italiano Tullio Simoncini dice sobre los beneficios del bicarbonato de sodio para el tratamiento del cáncer:

El bicarbonato de sodio es un remedio seguro, extremadamente barato e innegablemente efectivo cuando se trata de tejidos cancerosos.

El Dr. Robert O. Young expresa:

La híper-alcalinización, con bicarbonato de sodio, de los tejidos corporales es la manera más segura, eficaz y natural para frenar cualquier condición cancerosa y muchas enfermedades y procesos inflamatorios.

La Dra. Veronique Desaulniers dice:

Estudios realizados en la Universidad de Bari en Italia demostraron claramente que una característica de todos los tumores, independientemente de su origen o de fondo, es su ambiente ácido. De hecho, la progresión del tumor aumentó con un pH ácido y la hipoxia, o un nivel bajo de oxígeno.

.

2 Antiácido

La propiedad antiácida del bicarbonato de sodio es, probablemente, una de las más conocidas. Beber agua con unas cucharaditas de este producto cuando se está mal del estómago, se tiene acidez estomacal o indigestión puede ser la solución. El bicarbonato neutraliza el ácido clorhídrico estomacal eliminando el malestar.

3 Para la insuficiencia renal crónica

Según hallazgos de un estudio realizado por investigadores del Hospital Real de Londres en el Reino Unido y publicados en la Sociedad Americana de Nefrología en 2009, el uso de bicarbonato de sodio en pacientes con insuficiencia renal crónica en estadio 4 y 5 de la enfermedad podría ser beneficioso para detener la progresión de la misma.

Magdi Yacoub, profesor de Medicina Renal en el Royal Hospital de Londres, explicó sobre ello:

Es increíble, como un simple recurso como el bicarbonato de sodio, cuando se usa apropiadamente, puede ser muy eficaz en el tratamiento de la enfermedad renal crónica.

4 Para los cálculos renales

Los niveles elevados de ácido úrico favorecen los cálculos renales y beber agua con bicarbonato de sodio, puede ayudar a disolver los existentes y prevenir la formación de futuros. Esto ocurre porque interviene en disminuir la acidez de la orina, reduciendo así el riesgo de cálculos de ácido úrico.

5 Para la gota

La gota es una inflamación articular producto de la acumulación de ácido úrico en la orina, sangre y tejidos. Tomar agua con bicarbonato de sodio ayuda alcalinizar la sangre y disminuir su acidez.

5 Mejora el rendimiento deportivo

El beber agua con bicarbonato de sodio mejora el rendimiento físico, especialmente en deportistas de elite, porque retrasa la acumulación de ácido láctico (principal causante de fatiga). Según el Dr. Robert Young, durante los juegos olímpicos de Beijing 2015, muchos atletas mejoraron su desempeño gracias al consumo de bicarbonato de sodio.

El consumo de bicarbonato de sodio debe ser regulado en pacientes con hipertensión o tendencia a la retención de líquidos. Siempre es recomendable consultar previamente con el médico, antes de iniciar un tratamiento alternativo y nunca abandonar el tradicional sin indicación médica.

Puntaje: 
Sin votos aún