El sedentarismo es el nuevo tabaquismo

El tabaquismo es un hábito sumamente nocivo para el ser humano y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es el causante de más de 7 millones de muertes anuales en el mundo. Gracias a las campañas impulsadas en los diversos países para concientizar sobre los riesgos de este vicio, progresivamente cada vez más las personas abandonaban el hábito de fumar. Sin embargo, existe una conducta mucho más nociva de acuerdo a un estudio publicado en octubre de 2018 en “Journal of the American Medical Association” (Jama) Network Open: el sedentarismo.

Según este estudio, la falta de ejercicio es peor que el tabaquismo, las enfermedades cardíacas y la diabetes tanto así que le llaman “el nuevo tabaquismo” por sus consecuencias.

El Dr. Wael Jaber, cardiólogo de la Clínica Cleveland y principal autor del estudio, señaló:

…estar fuera de forma y no poder correr bien en una trotadora o en una prueba de esfuerzo con ejercicio tiene un peor pronóstico, en cuanto a la muerte, que ser hipertenso, ser diabético o ser un fumador.

…debe considerarse como un factor de riesgo tan fuerte como la hipertensión, la diabetes y el tabaquismo, si no es más fuerte que todos ellos.

Se debe tratar casi como una enfermedad que tiene una receta, algo que se llama ejercicio.

Todos sabemos que un estilo de vida sedentario o no estar en forma tiene algún riesgo. Pero me sorprende que superen incluso los factores de riesgo tan fuertes como fumar, la diabetes o incluso la enfermedad en etapa terminal.

No todos están de acuerdo con considerar al sedentarismo como el nuevo tabaquismo

Si bien el sedentarismo es un mal hábito que conlleva importantes riesgos para la salud, no es necesariamente cierto que sea peor que el tabaquismo. Es así que un grupo de investigadores estadounidenses liderado por Matt Buman, con el propósito de desmentirlo, realizaron un análisis comparativo en el cual analizaron los riesgos del sedentarismo que han sido publicados en anteriores investigaciones y los compararon con los efectos perjudiciales y comprobados del tabaquismo.

Este análisis fue publicado en “American Journal of Public Health” y la conclusión fue la siguiente:

Fumar es mucho peor.

Equiparar el sedentarismo con fumar es injustificado, es engañoso para el público y puede servir para distorsionar y trivializar los riesgos continuos y graves de fumar.

Son dos hábitos muy perjudiciales

En algunos casos en el afán de ponderar una información se minimiza otra y quizá sea lo que ocurrió con estas informaciones con respecto al riesgo del sedentarismo y el tabaquismo. Asociado también probablemente a que el hábito de fumar es cada vez menos frecuente en el mundo y el sedentarismo contrariamente gana cada vez más adeptos.

Las noticias sobre los riesgos para la salud influyen en el conocimiento público y la percepción del riesgo,incidiendo en el comportamiento de las personas. Es así que información contradictoria, distorsionada con respecto a los beneficios y riesgos para la salud, puede llevar a confusión y desinformación con consecuencias negativas para la misma. Fumar y ser sedentario son dos hábitos perjudiciales para la salud con diferentes niveles de riesgo asociado y que se potencian exponencialmente cuando se dan juntos.

Puntaje: 
Sin votos aún