Dolor en el nervio ciático que se irradia hacia la pierna

El dolor en el nervio ciático puede resultar incapacitante debido a lo intenso del mismo y las causas pueden ser diversas. El tratamiento, generalmente, incluye medicación y antinflamatorios. Pero existen también algunos ejercicios que pueden ser de mucha ayuda.

Ejercicios para el dolor del nervio ciático

Contrariamente a lo que podría pensarse, no está indicado el reposo para aliviar el nervio ciático y sí el ejercicio. La razón, es que permanecer en cama favorece el debilitamiento de los músculos, lo que puede conducir a una lesión o distención que provoque aún más dolor.

Los programas de ejercicios para el alivio del dolor ciático están dirigidos a tratar la causa del dolor, por ejemplo una hernia de disco, síndrome piriforme o estenosis vertebral. El realizar ejercicio no debería de aumentar el dolor, pero es importante un diagnóstico acertado y la consulta con fisioterapeuta.

  • Estiramiento de los músculos isquiotibiales: El estiramiento de estos músculos que se localizan en la cara posterior del muslo, ayuda al alivio del dolor del nervio ciático, independientemente de la causa del mismo. En algunos casos estos, son demasiado cortos o tensos y ello causa o agrava el dolor, por ello su estiramiento es bien importante y positivo. Para estirarlos existen varios ejercicios. Por ejemplo: sentarse con las piernas estiradas, llevar el tronco para adelante y tocar la punta de los pies con las puntas de los dedos. Si no se consigue llegar, se puede utilizar una banda que se pase por debajo de la planta de los pies y ayude en el estiramiento. Con la práctica regular se irán estirando cada día más estos músculos y ya no costará tanto llegar.
  • Estiramiento de cadera: Acostarse boca arriba con la espalda totalmente pegada al piso, flexionar las rodillas y subirlas cruzando una pierna sobre la otra de modo que se sienta que estira el glúteo. Tomar la pierna que queda abajo y llevar suavemente ambas piernas hacia el pecho. Repetir el ejercicio con la otra pierna. Este ejercicio ayuda al estiramiento del músculo piriforme, que se ubica en la zona de las nalgas y puede irradiar dolor al nervio ciático causando entumecimiento y dolor que se propaga por toda la pierna.
  • Ejercicio para lumbares: Recostarse boca arriba con las piernas flexionadas y los brazos estirados en cruz con las palmas de las manos pegadas al suelo. Lentamente llevar las piernas flexionadas hacia un costado hasta tocar el piso y luego hacia el otro. Con este ejercicio se estiran y masajean las lumbares.
  • Ejercicios para fortalecer los músculos del tronco: Fortalecer los músculos de la espalda y el abdomen, ayuda a que la espalda consiga un mejor apoyo y así reducir el riesgo de dolor del ciático. Los ejercicios de flexiones de tronco y los abdominales son perfectos para endurecer esta zona.

Puntaje: 
Sin votos aún