Trastorno somatomorfo

Se trata de un grupo de trastornos vinculados con factores emocionales, que se caracterizan por diversas molestias difusas, que aquejan a la persona y no pueden explicarse por la presencia de una enfermedad orgánica.

Según las clasificaciones psiquiatritas internacionales, los trastornos somatomorfos, son parte de trastornos neuróticos, secundarios a situaciones estresantes y somatomorfos.

Se trata de trastornos frecuentes que constituyen alrededor de entre un 25% y 75% de las consultas médicas de atención primaria.

Factores de riesgo

  • Antecedentes de abuso físico o sexual

Síntomas

Los pacientes con este grupo de trastornos, insisten en la presencia de los siguientes síntomas:

  • Dolor crónico que se prolonga durante varios meses e interfiere con la vida cotidiana (trabajo, vida social y relaciones interpersonales), ya que la persona está muy preocupada y estresada por el dolor
  • Náuseas
  • Inflamación
  • Lesiones
  • Debilidad
  • Vértigo

Los trastornos somatomorfos pueden manifestarse con una gran variedad de síntomas como ser:

  • Respiratorios: Sensación de asfixia o dificultad respiratoria, taquicardia, ansiedad, sensación de presión cardiovascular
  • Ginecológicos: Dolor en el bajo abdomen que incluye el sacro, dolor pélvico crónico
  • Gastrointestinales: Síndrome del colon irritable, dolor abdominal, náuseas, heces irregulares, inflamación

La sintomatología no es inventada ni ficticia, pero no tiene una causa o explicación física que la justifique.

Tratamiento

Los analgésicos, ya sea con o sin receta, raramente funcionan y pueden conducir a adicción.

Los síndromes de dolor pueden ser tratados con antidepresivos que ayudan tanto a manejar el dolor como la preocupación constante entorno al mismo y psicoterapia.

Los antidepresivos que suelen utilizarse en el tratamiento incluyen:

  • Inhibidores de la recaptación de la serotonina-norepinefrina
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina
  • Antidepresivos tricíclicos

La terapia conductual cognitiva, por ejemplo, es un tipo de psicoterapia que puede ayudar en el manejo del dolor. Durante la misma se enseña al paciente a:

  • Reconocer que es lo que agrava el dolor
  • Mantenerse más activo incluso con dolor
  • Desarrollar maneras de enfrentar el dolor

Otras medidas de apoyo pueden incluir:

  • Aplicación de compresas frías y calientes
  • Masajes
  • Técnicas de distracción
  • Hipnosis
  • Ejercicios de reducción del estrés
  • Fisioterapia

Pronóstico

En pacientes que han experimentado síntomas durante largo tiempo, el pronóstico es bastante desalentador.

El pronóstico en personas que buscan ayuda con un profesional de salud mental, con experiencia en tratamiento de pacientes con dolor crónico, puede ser alentador.

Complicaciones

Puntaje: 
Sin votos aún